Mundo
Viernes 14 de Agosto de 2015

La depilación definitiva tiene sus pro y sus contras

Vivimos en una cultura en la que el vello corporal no está bien visto y las mujeres se ven "obligadas" a quitarlo asiduamente. Algunas más que otras, si la cera es el método a utilizar, mínimo una vez al mes deberá ir a depilarse, o bien someterse en su casa a una sesión con las depiladoras eléctricas que también arrancan el pelo de raíz. Y esperar que el vello crezca entre cada vez. Incomodísimo, por ejemplo, en verano, cuando las polleras están a la orden del día y las invitaciones a una pileta pueden surgir de un momento a otro.

Además, todos estos métodos requieren tiempo, algo que no abunda en la vida de las mujeres que por estos días trabajan, son madres, esposas, amas de casa y amigas. ¿Quién no se encontró diciendo en alguna oportunidad "no tengo tiempo ni para ir a depilarme"?
 
¡Basta de peripecias! La depilación permanente (ahora prefieren llamarla así y ya no definitiva para ser fieles a la idea de que en realidad no es "para siempre" sino que requiere algún "retoque" pasados los años) llegó para quedarse y es la alternativa más cómoda y efectiva para estar siempre espléndidas.
 
Según la última encuesta realizada en los Estados Unidos por La Asociación Americana de Cirugía Plástica (ASAPS), la depilación láser se encuentra en el primer puesto con más de un millón de tratamientos realizados durante el último año.
 
El mismo estudio de ASAPS indica que los hombres también incrementaron el uso de tratamientos no invasivos en más de un 106% en los últimos 10 años.
 
El doctor en Medicina Pablo Naranjo es coordinador del Máster en Medicina Estética de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y profesor de Láser en la Universidad Complutense de Madrid y visitó la Argentina para ser uno de los disertantes en el TecnoSummit 2015, una jornada en la que expertos compartieron las novedades sobre la estética no invasiva a nivel mundial. Es la cuarta vez que se celebra este evento en el país y ya se posicionó como uno de los más esperados por la comunidad estética y médica.
 
"El ritmo de vida es cada vez más acelerado y no tenemos todo el tiempo que deseamos para cuidar nuestra piel. Por eso, las mujeres buscan las opciones más prácticas, rápidas y efectivas a la hora de depilarse", apuntó Naranjo, para quien "una piel depilada aporta un montón de beneficios en la vida diaria: a la hora de hacer deporte, la ausencia de vello disminuye la sudoración, facilita los masajes y mejora la higiene. Ni hablar si estamos de vacaciones o en viaje de trabajo. Por estos y otros motivos, la depilación permanente es actualmente el método preferido".
 
Pero para elegir el tratamiento correcto es necesario informarse sobre algunas cuestiones.
 
¿Láser o Luz pulsada?
 
Lo importante a la hora de elegir un tratamiento de depilación es asegurarse que se trata de láser de diodo, como el sistema Soprano, Duet o Alexandrita, como el láser Candela recientemente llegado al país que son los más modernos que hay en el mercado.
 
"La gran diferencia entre el láser y la luz pulsada es que el láser es mucho más específico y permite llegar a temperaturas mayores para trabajar puntualmente en el folículo. Esta diferencia es muy evidente a partir de la tercer sesión, que es cuando ya se va eliminando pelo y el que queda está ya más debilitado. Ahí es cuando la luz pulsada deja de ser efectiva", explicó el especialista.
 
El láser es la más avanzada tecnología para depilar las piernas, axilas, bozo y demás zonas del cuerpo. El láser Alexandrita (Candela) es específico para este tipo de tratamiento y hace que la piel esté más protegida que nunca ya que los tejidos que rodean el pelo quedan intactos al mismo tiempo que se destruye el folículo piloso. Se caracteriza por tratar pelos muy rubios o claros con efectividad.
 
¿Cómo actúa el láser?
 
El láser actúa por un proceso llamado "fototermólisis selectiva" (foto: luz, termo: calor y lisis: destrucción) y selectiva porque sólo actúa si el pelo y el folículo están cargados de un pigmento llamado melanina, que es lo que da color al pelo.
 
Consulta médica, un punto clave
 
Antes de decidir dónde comenzar el tratamiento, es clave saber que si no se está en manos expertas y si las tecnologías no cuentan con las aprobaciones sanitarias correspondientes ni con las seguridades mínimas para realizar el tratamiento, se puede incurrir en quemaduras, manchas en la piel, además de resultar ineficaz el tratamiento.
 
La consulta médica es sin cargo y permite determinar qué sistema es más conveniente para cada paciente de acuerdo tipo de piel, color y grosor del pelo, presencia o no de alteraciones hormonales, entre otros factores que el profesional tendrá que evaluar. En esta consulta se informa sobre condiciones previas, cantidad de sesiones, intervalos entre las sesiones y cuidados posteriores. Por esta razón a la hora de optar por un método de depilación láser es muy importante buscar centros o institutos que cuentan con un respaldo médico, que esté manejado por dermatólogos o cirujanos plásticos y que todos los equipos tengan las aprobaciones de seguridad correspondientes, en nuestro país, principalmente de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat).
 
¿Es realmente eficaz?
 
El tratamiento de depilación láser es eficaz cuando el pelo se encuentra en la fase de crecimiento activo. Los folículos pilosos en la fase de descanso o de reposo necesitan progresar hasta la fase activa para someterlos al tratamiento.
 
Con el sistema láser, en cada sesión, se eliminan el 99.9% de los pelos que se encuentran en la etapa de crecimiento activo. Después de las primeras sesiones pueden aparecer nuevos pelos, pero éstos son aquellos que durante la depilación se encontraban en la fase de transición o descanso. Por consiguiente, a veces, se necesitan varias sesiones para lograr una reducción permanente del pelo.
 
En la primera sesión los pelos desaparecen instantáneamente y otros son expulsados por los folículos en los días posteriores, mientras que la piel permanece suave y sana.
 
En la segunda sesión, que tiene lugar entre dos y cuatro semanas más tarde, se va eliminando el vello restante. La cantidad de sesiones necesarias para cada persona la establecerá el profesional a cargo del tratamiento según las condiciones de cada paciente (edad, sexo, zona a depilar, etc.)
 
El crecimiento del pelo varía de una persona a otra, de acuerdo a la edad, el sexo, metabolismo, las hormonas y otros factores que pueden afectar dicho crecimiento. Igualmente, todo pelo cumple con las siguientes fases:
 
1- Se llama Anágena a la fase de crecimiento activo del pelo. Durante esta etapa, el pelo contiene una abundancia de melanina y por lo tanto es más receptivo al láser. El vello en esta fase es el más afectado por el tratamiento.
 
2- Catágena es la fase de transición cuando el crecimiento se detiene, pero no se cae todavía el pelo. El folículo piloso se encoge en esta fase mientras el pelo se prepara para ser expulsado.
 
3- La fase en la que el pelo descansa se llama Telógena, durante la cual el viejo pelo se cae para el desarrollo del nuevo pelo. El folículo piloso no es tratable durante este tiempo.
 
Mejor en mujeres
 
La depilación corporal femenina obtiene los mejores resultados porque el pelo es grueso y pigmentado y responde en forma efectiva al láser. Es importante conocer que en la mujer adulta la densidad de los folículos es estable, ya quedó definida en la pubertad, no van a madurar ya nuevos folículos por lo que una vez destruidos en su totalidad se habrá logrado, en esa zona, una depilación definitiva.
 
Las zonas con respuesta más rápida:
 
1. Piernas
 
2. Cavado
 
3. Axilas
 
Estas zonas tienen pelo grueso y pigmentado y madura en la pubertad. En promedio se necesitan de 6 a 8 sesiones para lograr una depilación definitiva cercana al 100%.
 
4. Muslos
 
5. Antebrazos
 
6. Glúteos
 
Estas zonas tienen pelo intermedio más delgado y menos pigmentado. En promedio se necesitará algunas más aplicaciones que las zonas anteriores y se obtiene una zona de aclaramiento cercana al 90%.
 
7. Areolas
 
8. Pecho
 
9. Abdomen
 
Estas zonas del cuerpo al igual que la cara son hormonodependientes por lo que obtiene una zona de aclaramiento cercana al 85 al 90%.
 
En ese sentido, la depilación facial femenina obtiene los mejores resultados cuando el pelo es grueso y pigmentado. La pelusa fina y clara siempre va a necesitar más sesiones.
 
Fuente: infobae

Comentarios