Policiales
Jueves 19 de Febrero de 2015

La defensa de Mangeri pidió la nulidad y el juicio se suspendió hasta el miércoles

El portero acusado del abuso sexual y del femicidio de Ángeles Rawson deberá esperar a que el Tribunal disponga si hace lugar al planteo de su abogado. "Somos una defensa desnuda de pruebas", dijo el letrado.

El portero Jorge Mangeri comenzó a ser juzgado este miércoles por el intento de abuso sexual y el crimen de la adolescente Ángeles Rawson, quien vivía en el edificio donde trabajaba el encargado, y la querella que representa a la familia de la víctima lo acusó de querer "satisfacer sus instintos sexuales" con la menor de 16 años.

En la primera audiencia, la defensa de Mangeri pidió la suspensión del juicio hasta que se resuelva una serie de planteos y el Tribunal Oral en lo Criminal 9 pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles a las 9.

Serio, en silencio y por momentos con gestos de dormitar, Mangeri escuchó la acusación de la querella, en manos del abogado Pablo Lanusse, y de la Fiscalía, a cargo de Julio Castro y Fernando Fiszer.

Mangeri fue llevado a la madrugada al Palacio de Tribunales y a las 9.40 el TOC 9, integrado por Fernando Ramírez, Luis García y Ana Dieta de Herrero, inició la audiencia.
Ramírez, presidente del tribunal, le pidió a Mangeri que preste atención a la lectura del requerimiento de elevación a juicio de la querella y la Fiscalía porque son los documentos que contienen la acusación en su contra.

Ambas acusaciones coincidieron en cómo se produjeron los hechos: la mañana del 10 de junio de 2013 Mangeri interceptó a Ángeles en el hall del edificio de Ravignani 2360 y la llevó hasta el octavo piso, donde vivía como encargado. Allí intentó abusar de ella pero la joven se resistió, y al no poder concretar la violación la asfixió hasta matarla para ocultar el delito sexual y después la ató con una soga, la puso en una bolsa de residuos y la tiró a la basura.

El cuerpo fue encontrado al día siguiente en un predio de la CEAMSE en la localidad bonaerense de José Leon Suárez. La querella y la Fiscalía también coincidieron en que la prueba concluyente con Mangeri es el ADN suyo encontrado en las uñas de Angeles y en la soga con la que la ató tras matarla.

La querella acusó Mangeri de querer abusar sexualmente de la joven aprovechando su conocimiento y su inferioridad física e inmadurez sexual, y como no pudo hacerlo luego la mató para ocultar el intento de violación, cosa que hizo para "satisfacer sus instintos sexuales".

"Su verdadero objetivo no era otro que abusar de ella. Quería satisfacer sus instintos sexuales. Y para garantizar su impunidad le quitó la vida con sus propias manos", sostuvo. La querella agregó que Mangeri "decidió deliberadamente" matarla y que "hubo un claro designio de violencia de género".

"La quiso utilizar como objeto por ser mujer: le aniquiló su libertad tanto sexual como física. Tuvo un desprecio a su condición de mujer", sostuvo la querella en su acusación. La Fiscalía explicó también que Mangeri mató a Ángeles estrangulándole el cuello y comprimiéndole la nariz y la boca, lo que le provocó el deceso en cinco minutos.

"Todo el comportamiento atribuido a Mangeri contribuye a la violencia contra la mujer", sostuvo la Fiscalía. Tras la lectura de las acusaciones, el Tribunal dio por iniciado el juicio pero Adrián Tenca, abogado de Mangeri, pidió la suspensión y la nulidad del comienzo.

Tenca señaló que no se puede iniciar el juicio hasta tanto se resuelva una serie de planteos respecto a las pruebas y la recusación contra los jueces del Tribunal. El abogado explicó que objetó que el Tribunal rechazara las pruebas que la defensa presentó y que ese planteo todavía no está firme, al igual que la recusación de los magistrados.

"Somos una defensa desnuda de pruebas", dijo Tenca. Tanto Lanusse como el fiscal Fiszer pidieron que los planteos sean rechazados por ser improcedentes. "Ninguna de las medidas que pide la defensa impide el inicio del juicio. El tribunal tiene plena jurisdicción para llevar a cabo el juicio", sostuvo Fiszer.

Los jueces decretaron cuarto intermedio hasta el próximo miércoles para resolver el planteo de la defensa. Si es rechazado el juicio continuará y Mangeri tendrá la posibilidad de declarar. Franklin Rawson, el padre de Ángeles, afirmó que "fue difícil estar mirando al asesino de mi hija a tres metros de distancia". "Se me remueve el estómago, tuve que contenerme", dijo Rawson al hablar con la prensa luego del cuarto intermedio.

Comentarios