San Juan
Sábado 08 de Octubre de 2016

La CAME solicitó a Uñac que la provincia se adhiera a la ley PyME

El Secretario General de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa mantuvo una reunión con el gobernador y le pidió que San Juan sea parte la Ley PyME. El objetivo es garantizar la estabilidad fiscal de las pequeñas y medianas empresas.

El encuentro se llevó a cabo el mediodía del sábado en la Casa de Gobierno, donde el gobernador de San Juan recibió el reconocimiento de la CAME. "Finalmente se incorporaron en la ley PYME muchas de las propuestas que sugerimos, incluyendo beneficios para las economías regionales que Uñac había apoyado públicamente a principios de año, por eso vinimos a agradecerle personalmente", dijo José Bereciartúa en conferencia de prensa, al tiempo que le pidió al gobernador que la provincia se adhiera a la normativa nacional.

Según el Artículo 16 de la Ley Nº 27.264. las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas no podrán ver incrementada su carga tributaria siempre y cuando las provincias dicten una ley "en la cual deberán invitar expresamente a las municipalidades a dictar normas en igual sentido" garantizando así la estabilidad fiscal para el sector hasta el 31 de diciembre de 2018.

Por otra parte, Bereciartúa hizo hincapié en la importancia de la aprobación de la Ley de Tarjetas, que recientemente obtuvo media sanción en el Senado por unanimidad y que ahora comienza el debate en Diputados.

Con la nueva ley impulsada por CAME, las comisiones por ventas que cobran los bancos bajan de 3% a 1,5% con tarjeta de crédito y de 1,5% a 0% con débito. "Si se tiene en cuenta que las transferencias bancarias son gratuitas no resulta lógico que por sólo pasar una tarjeta por el postnet -que no es otra cosa que efectuar una transferencia- cobren comisiones", señaló el Secretario General y agregó: "Además los bancos de por sí ingresan los pagos a las 48 hs hábiles por débito y a veces más de 20 de días por crédito".

Sólo en 2016 las PyMES le estarán transfiriendo más de $15 mil millones a los bancos por estas retribuciones. Se trata de una cifra millonaria y excesiva que pierden los negocios, y que se suma a los porcentajes de todo tipo que cobran la banca por mantenimientos de cuentas y movimientos financieros. Estos valores significan un traspaso de riqueza de los sectores productivos a los financieros, que afecta la competitividad de las PyMES.

La pelea de CAME por las comisiones de las tarjetas comenzó a mediados de la década del 90, cuando los bancos cobraban 10% a los comercios PyMES por esas operaciones. En 1997 la entidad realizó gestiones para que por ley se bajen a 5% esa prima, pero la iniciativa fue vetada por el Poder Ejecutivo, hasta que se logró que el Congreso, con dos tercios de los votos, la avalara y quedara firme.

En el año 2004, CAME volvió a promover por ley una reducción de 5% a 3% en las comisiones para ventas con crédito y de 2% a 1,5% para débitos, siendo que ya en ese momento los bancos cobraban la mitad de retribuciones a los comercios grandes de lo que cobraban a los chicos.

Comentarios