Policiales
Viernes 27 de Mayo de 2016

Indignante: una niñera golpeó a un bebé de un año y la dejaron en libertad

La situación desgarradora la vivió una familia de Oregon. Cuando regresaron de una cena encontraron al bebe con el lado derecho marcado mientras la niñera dormía. La dejaron en libertad por el pequeño ni puede confirmar verbalmente que fue agredido.

La familia Marbury, de Oregon, que ha visto cómo la justicia deja en libertad a la niñera que agredió a su bebé de tan solo un año.El blog The Blaze se hace eco de este aberrante suceso que Joshua Marbury, el padre del pequeño, ha denunciado a través de su cuenta de Facebook.
Los hechos tuvieron lugar el pasado marzo, cuando Joshua y su esposa Alice dejaron a su hijo Jacob en casa con una niñera para asistir a una cena. Jamás habrían sospechado que al regresar encontrarían al bebé con el lado derecho de la cara marcado a golpes, mientras la empleada dormía tranquilamente en el sofá.
«Cumplí mi parte de acuerdo con Dios y con quienes me aconsejaron no tomarme la justicia por mi mano», confiesa Joshua en su desgarrador post. Los doctores y un detective privado han confirmado que el daño causado al niño podía haber sido fatal. Los Marbury aseguran que incluso han obtenido una confesión de la niñera reconociendo sus imperdonables actos. Pero tras dos interminables meses de investigación, la familia ha recibido la noticia más desoladora: los cargos contra la niñera han sido retirados.
El argumento de la justicia para respaldar su decisión es sencillamente increíble. «Dicen que esto ocurre porque mi hijo no puede confirmar verbalmente que fue agredido, ni evidenció dolor, ni se puede demostrar que esta persona lo hiciese de manera intencionada», lamenta Joshua, tan indignado como triste. Todo por culpa de una extraña e imperfecta ley del estado de Oregon, que complica sobremanera la persecución de esta clase de crímenes cuando la víctima no puede certificar las agresiones.
«Tengo la esperanza de que esto se vuelva viral y se haga algo al respecto», continúa Joshua, «nadie puede golpear a un niño y salir indemne simplemente porque él no puede confirmarlo». Todavía está por ver si las autoridades recapacitan, pero lo que ya ha logrado este padre es dar difusión a su historia. Desde el pasado viernes, su denuncia en Facebook ha sido compartida por casi 400.000 usuarios de la red social. Quizá ese altavoz sirva para que los Marbury consigan hacerse escuchar.

Comentarios