Ovación
Sábado 09 de Abril de 2016

Independiente igualó con Olimpo en Avellaneda

El "Rojo" no pudo con el "Aurinegro" y desperdició la oportunidad de acercarse a la cima. El público se fue disconforme con el equipo de Pellegrino.  

Con la oportunidad de acercarse a la cima de la Zona 1 del campeonato doméstico, Independiente recibió en el Libertadores de América a Olimpo, un equipo que llegó a Avellaneda con la misión de sumar para engrosar su promedio.
Durante los primeros movimientos, la individualidad de Martín Benítez atentó contra los deseos del Rojo, dado que el misionero abusó de su egoísmo y no optó por la opción conveniente cada vez que tenía a Germán Denis o Emiliano Rigoni que entraban a la posición de ataque en soledad.
En cambio, las contras propuestas por Gabriel Gaona Lugo, en sociedad con los perspicaces movimientos de Joel Amoroso y la velocidad de Francisco Pizzini mantuvieron en jaque a Martín Campaña.
La inestabilidad del elenco de Mauricio Pellegrino era tan perceptible que, de no ser por la tarea del arquero uruguayo, el Aurinegro hubiese dado la sorpresa. Al dueño de casa le faltaba claridad en la gestación de juego, tal es así, que la ocasión que tuvo para salir del cero fue un tiro libre venenoso ejecutado por Emanuel Aguilera que se fue a centímetros. Longaniza tuvo mucho trabajo en el vestuario.
En el complemento Independiente salió con otra actitud. A través de la buena pegada de Jesús Méndez, el ex Rosario Central buscó a Leandro Fernández, pero el reemplazante de Benítez terminó la acción muy incómodo y la pelota se fue rozando el palo derecho de Nereo Champagne.
Como el Rojo llevó el pleito al territorio ajeno, los retrocesos no eran los más eficientes. Amoroso pudo convertirse en héroe al aprovechar la mala ubicación de la última línea local, pero el ex Ferro se nubló frente a Campaña y dilapidó su chance con un pésimo remate a las tribunas.
A pesar de la escasez de goles, el choque fue entretenido. La desesperación del Diablo ahogó al conjunto sureño y las incursiones del delantero con pasado en Godoy Cruz exigieron al ex San Lorenzo.
Uno por incapacidad y el otro por temor a la hazaña, en Avellaneda se repartieron los puntos. Sin dudas, la sonrisa permanecerá en el rostro de Cristian Díaz, el técnico que llegó a Bahía Blanca para mantener a Olimpo en Primera. En cambio, la silbatina generalizada que arrojó el pitazo final de Fernando Echenique ejemplificó el malestar en Independiente. El Rojo no supo aprovechar la posibilidad de acercarse a la cima.

Comentarios