Mundo
Viernes 28 de Agosto de 2015

Hay seis alimentos que arruinan la sonrisa femenina

La sonrisa es más que una expresión facial, más que una manera de demostrar alegría o satisfacción. En la era de las selfies y la sobreexposición en redes sociales se convirtió en una marca de identidad. Por eso, hoy resulta primordial protegerla, no solo con el cepillado o la visita anual al odontólogo, sino también con los hábitos alimenticios.

Un recorrido por seis alimentos que, quizá, son ingeridos cotidianamente y que tienen efectos secundarios en los dientes.
 
1 - Cítricos y comidas ácidas
 
Generan erosión, que puede producirse por ácidos de origen gástrico o bien por ácidos propios de la dieta. La alimentación diaria, aun aquella que contempla una dieta balanceada y nutritiva, pueden tener efectos no deseados sobre los dientes, si no se consideran ciertos hábitos de higiene.
 
 
"Algunos alimentos y bebidas, entre los que podemos encontrar vinos y gaseosas, aún las de bajas calorías, son altamente ácidas, al igual que algunas frutas y verduras. De todos modos, no implica que no los podamos consumir, ya que algunos son muy saludables aunque tengan un elevado grado de acidez. Lo fundamental es cuidar el modo de consumirlo para evitar el riesgo de la erosión ácida", dice la especialista.
 
Cuando los ácidos entran en contacto con los dientes, se reblandece la superficie del esmalte, este proceso está mitigado naturalmente por la acción natural de la saliva debido a la presencia de calcio, pero las exposiciones prolongadas con ácidos dejan menos tiempo para que actúe la remineralización.
 
2 - Agua embotellada
 
En el país, el agua potable de red y las aguas embotelladas minerales y/o mineralizadas contienen fluoruros, ya sean agregados o presentes naturalmente. Sin embargo, la cantidad de fluoruro en las botellas varía.
 
"El flúor cumple 3 funciones muy importantes sobre nuestros dientes, aumenta la resistencia del esmalte, favorece la remineralización de los dientes y tiene acción antibacteriana. Por ello es importante que el agua de consumo contenga este mineral para ayudar a cuidar nuestra salud dental", dice Trinchitella.
 
Puede ser de dos maneras. Mediante la sistémica son ingeridos a través de los alimentos y el agua y utilizados por el cuerpo según se forman los dientes. Si se realiza durante el proceso de la formación de los dientes, serán depositados a través de la capa de esmalte en desarrollo, creando así una capa exterior más fuerte y más resistente a la caries dental.
 
"La otra forma es utilizando pastas fluoradas, colutorios con flúor, barnices o geles que se colocan sobre el diente. Los fluoruros tópicos refuerzan los dientes que ya han erupcionado en la boca. Según el fluoruro se pone en contacto con la superficie de los dientes, el mismo se incorpora en la superficie exterior haciendo al diente más resistente a la caries dental".
 
3 - Vino
 
Los alimentos con color muy intenso, como por ejemplo el vino tinto pueden provocar pigmentaciones dentarias que alteran el color de nuestros dientes. También recientes estudios han demostrado que el vino, tanto el tinto como el blanco provocan erosión ácida que daña la superficie del esmalte; ello se puede prevenir teniendo diferentes cuidados al momento de ingerir estas bebidas, se puede comer queso al mismo tiempo de beber el vino y no cepillarse los dientes por al menos 60 minutos luego de la ingesta utilizando dentífricos con baja abrasividad.
 
4 - Bebidas calientes
 
Existe una leyenda urbana de que las bebidas calientes dañan los dientes. Bebidas como el té negro o el café tienen altos contenidos de taninos; estos compuestos fenólicos tienen propiedades buenas para el cuerpo, como ser astringentes y antiinflamatorias, pero también provocan manchas en los dientes.
 
"Dependiendo de la frecuencia diaria de la ingesta y de los hábitos de higiene será la severidad de esta pigmentación. Lo que perjudica nuestros dientes no es la temperatura de las bebidas sino los pigmentos que poseen", sostiene Trinchitella.
 
5 - Bebidas isotónicas
 
Tienen un alto contenido de azúcar que es perjudicial para la salud en general, incluida la salud dental. A ello se le agrega que también contienen ácido cítrico, que disuelve el calcio superficial de los dientes aumentando significativamente el riesgo de producir caries y erosión dentaria.
 
 
"La erosión ácida provoca el deterioro de la capa más externa del diente, que es el esmalte, en algunos casos graves puede llegar a la dentina (capa intermedia del diente) e incluso a la pulpa dental. La erosión ácida favorece la aparición de caries y un debilitamiento y desmineralización de los dientes", explica la odontóloga Andrea Trinchitella.
 
¿Cómo prevenir el desgaste?
 
-Masticar chicle o chupar pastillas sin azúcar para estimular la secreción salival y proteger el esmalte después de una comida ácida.
   
-No cepillarse los dientes por lo menos hasta una hora después de haber consumido una comida o bebida ácida.
   
-Cepillarse los dientes con un cepillo con cerdas suaves, usando un dentífrico de baja abrasividad y alto contenido de flúor.
   
-Utilizar un enjuague de flúor remineralizante o neutralizador, una solución de bicarbonato de sodio, leche o alimentos como queso o yogurth sin azúcar, tras una exposición erosiva.
 
6 - Azúcares
 
Las dietas ricas en azúcares pueden provocar un aumento del riesgo de sufrir caries. Una de las maneras más comunes de consumirla es mediante las golosinas, en especial los caramelos y chicles.
 
"Los hidratos de carbono son el sustrato ideal para que se desarrollen bacterias. Los alimentos más pegajosos o adhesivos como los caramelos masticables tienen gran poder cariogénico porque permanecen más tiempo en contacto con nuestros dientes y también pueden despegar restauraciones existentes en nuestra boca. En el caso de pacientes que tengan brackets por ortodoncia pueden despegar los mismos produciendo varios inconvenientes en el tratamiento", dice Trinchitella.
 
Se pueden consumir chicles sin azúcar que neutralizan la placa bacteriana especialmente después de cada comida, cuando el pH de la placa dental se vuelve progresivamente ácido por un período de tiempo, lo que debilita los dientes.
 
"Mascar chicle sin azúcar en estas situaciones mejora el aliento, ayuda a eliminar los restos de alimentos y estimula la producción de flujo salival. Así pues, cuando comemos chicle sin azúcar creamos saliva que contribuye a neutralizar dichos ácidos y disminuir la posibilidad de desarrollar caries".
 
El xillitol se utiliza actualmente para endulzar algunos chicles y caramelos y a diferencia del azúcar es bueno para los dientes. Es un dulce que se encuentra en muchas frutas y plantas, aunque también lo produce nuestro cuerpo durante el metabolismo.
 
"Se parece mucho al azúcar y su sabor es muy similar, pero solo tiene una tercera parte de sus calorías, por ello ayuda a prevenir caries actuando sobre los Streptococcus Mutans. Estas bacterias son las que provocan caries y necesitan azúcar para crecer y el xilitol no les sirve para alimentarse".
 
"De modo que el uso continuado del xilitol no solo evita el crecimiento de las bacterias, sino que reduce la formación de la placa dental con el tiempo. Hay estudios que demuestran que las personas que utilizan xilitol frecuentemente tienen menores niveles de bacterias y menos caries que aquellas que no lo hacen", finalizó.
 
Fuente: infobae

Comentarios