Miércoles 17 de Agosto de 2016

Hallaron una granada cerca de la casa de la jueza que frenó el tarifazo

La magistrada Martina Forns pidió una investigación y se quejó porque el ministro la nombró en Diputados.

Una granada fue encontrada ayer por la tarde en las cercanías del domicilio de la jueza federal de San Martín, Martina Forns, quien había emitido una resolución que frenó el aumento de las tarifas del gas y la electricidad.
Esta mañana, la magistrada aseguró que desde que opinó sobre el ajuste de las tarifas de los servicios públicos está "muy extrañada" porque su fallo "es igual al de la Cámara de La Plata, pero del único que se habla es del mío".
En un breve contacto con la prensa al salir de su vivienda, Forns reconoció que "es un fallo que cuestiona un acto del Poder Ejecutivo" y apuntó contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, por exponerla públicamente. "Me ha nombrado en el Congreso y no a la Cámara; esto indica que viene direccionado hacia alguien", enfatizó.
Asimismo, negó que haya elegido el momento para pronunciarse sobre el tarifazo, al sostener que ella tenía amparos de distintas asociaciones de consumidores contra el ajuste. "Me recusaron y me amordazaron; la única causa fue que hablé con los medios. Mi fallo no les gustó y lo lamento", agregó.
La jueza aseguró que no se siente perseguida, pero denunció otros hechos que dan a entender que "no les ha gustado lo que hice". En este contexto, reveló públicamente que recibió llamados de "periodistas de algunos medios muy agresivos" que la acusaron de "kirchnerista".
"No tengo miedo de mi integridad, tengo mucha gente que me está apoyando", dijo pero pidió "bajar los decibeles" y "cuidar las palabras". Además, la magistrada reveló que la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullirch, la llamó para ofrecerle seguridad.
El hallazgo se produjo en el barrio de Chacarita y apareció en un contenedor ubicado en Rosetti al 1000, mientras el ministro Aranguren era interpelado en un plenario de Comisiones. La presencia del explosivo fue denunciada por un transeúnte ocasional, quien detectó una caja de cartón con una granada de mano en su interior.
Tras la denuncia, efectivos de la Comuna 15 de la Policía Metropolitana vallaron el lugar y dieron aviso a Bomberos de Policía Federal y a la Brigada de Explosivos.
La jueza admitió que en el momento que se enteró se inquietó y se preocupó aún más cuando los efectivos le informaron que "tenía capacidad de explosión" y podía ser detonada.
El personal de la Comisaría labró un acta por "intimidación Pública", e intervino en el caso el juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal N°3 a cargo de Daniel Rafecas.

Comentarios