Mundo
Sábado 29 de Agosto de 2015

Hallaron a 71 inmigrantes sirios dentro del "camión de la muerte"

Europa intenta resolver la peor crisis migratorioa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. "¿Quién va a detener esta locura?", se preguntaba el diario austríaco Kurier.

Ayer, veinticuatro horas después del macabro descubrimiento en Austria de un camión cargado de cadáveres de inmigrantes, se pudo confirmar el número de víctimas, mucho más alto al estimado inicialmente: eran 71 los cuerpos dentro del pequeño camión de alimentos abandonado en una autopista austríaca cerca de la frontera con Hungría, de donde provino el vehículo. Las autoridades húngaras detuvieron a cuatro hombres, tres búlgaros y un afgano, imputados por la nueva tragedia. En tanto, la marcha hacia Europa de cientos de miles de migrantes provenientes de Medio Oriente y Africa no se detiene. En los siete primeros meses de 2015 el número de inmigrantes arribados a las fronteras de la Unión Europea alcanzó 340.000, contra 123.500 en el mismo período de 2014.

Dentro del camión se hallaron los cuerpos de 59 hombres, 8 mujeres y 4 niños, que seguramente murieron asfixiados. Las autoridades creen que el contingente era sirio, pues se encontró un documento de ese país. La víctima más joven es una niña de alrededor de un año. Las investigaciones confirmaron un escenario aún peor del previsto el jueves, cuando las autoridades habían estimado entre 20 y 50 muertos. El camión llamó la atención de los empleados de la empresa de la autopista, los que avisaron a la policía. Del vehículo chorreaba líquido de la descomposición de los cuerpos y el olor percibido por los automovilistas era insoportable.

A pocos kilómetros de donde fue hallado el camión con su carga de muerte, se reunieron el jueves los mandatarios europeos para debatir la crisis, en especial la que se desarrolla en los Balcanes, una de las dos rutas principales de ingreso de los migrantes (ver infografía). Y en el mismo momento en que Europa asistía horrorizada a las imágenes del camión abandonado en la autopista austríaca, al menos 76 migrantes se ahogaban en el Mediterráneo frente a Libia.

Europa, cada vez más desbordada, intenta resolver la peor crisis migratorioa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. "¿Quién va a detener esta locura?", se preguntaba el diario austríaco Kurier.

Las fuerzas de seguridad austríacas y húngaras lanzaron una investigación conjunta y Budapest detuvo a tres búlgaros: el propietario del camión, de origen libanés, y dos conductores, y a un afgano. Los detenidos están imputados de ser "ejecutores de una banda búlgaro-húngara de tráfico de seres humanos", dijo la policía austríaca.

Indicios siniestros. Según las investigaciones, el camión para alimentos partió el miércoles de Budapest y cruzó la frontera con Austria durante la noche. Fue abandonado en la zona para vehículos averiados de la autopista, a 50 kilómetros al sudeste de Viena. La radio austríaca ORF señaló que hay indicios de que las personas en el interior intentaron escapar del vehículo, pues el interior estaba abollado y con hendiduras. Durante la noche del jueves, cuando aún no se sabía el número de víctimas, unos 20 especialistas trabajaron para sacar los cuerpos del camión, a los que ayer se hizo la autopsia en Viena. Los cuerpos fueron trasladados en varios furgones.

Los sirios constituyen en estos momentos el componente principal de la ola de migrantes que fluye desde Turquía y atraviesa los Balcances, con Hungría como uno de sus puntos de paso. Huyen de la terrible guerra civil en su país, que dura más de cuatro años y ha causado al menos 300.000 muertes. "Entre esas 71 personas, había 59 hombres, ocho mujeres y cuatro niños, incluida una niña de entre uno o dos años", detalló la policía.

En el Mediterráneo. En el Mediterráneo, el naufragio el jueves a la noche de dos barcos que transportaban 450 migrantes frente Libia dejó, como mínimo, 76 muertos. Pero el diario británico The Guardian cifró los muertos en por lo menos 200. El diario italiano Corriere della Sera cifra en 82 los muertos y más de cien los desaparecidos.

En el Mediterráneo, más de 2.300 personas perdieron la vida desde inicios de año, según un balance de mediados de agosto de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). En los siete primeros meses de 2015, el número de inmigrantes arribados a la Unión Europea alcanzó los 340.000, contra 123.500 en el mismo período en 2014, según la agencia europea Frontex. Ante la emergencia, Suiza, Alemania e Italia anunciaron que lanzarán una unidad de intervención conjunta encargada de desmantelar las redes de traficantes. "Si el olor nauseabundo se hace más fuerte, finalmente comprenderemos, y no solo en Austria, que ha llegado el momento de crear formas de paso seguras hacia Europa, un registro rápido y un reparto equitativo" de los migrantes, reclamó Heinz Patzelt, de Amnistía Internacional.

Comentarios