UPCN Vóley
Domingo 18 de Septiembre de 2016

Gustavo Molina tuvo una emotiva despedida como jugador de UPCN

El ahora ex jugador se despidió entre lágrimas y agradeció por todo lo vivido en su carera. Seguirá desempeñándose como ayudante técnico.

Gustavo Molina, el ayudante técnico de UPCN San Juan Voley, oficializó su retiro como jugador en un partido que enfrentó al plantel de UPCN con "Los Amigos de Molina", en el estadio Aldo Cantoni.


Fue un encuentro divertido, lleno de bromas y perlitas, que involucró a voleibolistas que acompañaron al excentral a lo largo de su carrera. "Empecé a jugar al vóley con mucho esfuerzo y a lo largo de todos estos años dejé todo. Y ahora, como parte del cuerpo técnico, voy a seguir haciendo lo mismo. Tengo una mezcla de sensaciones, de alegría, de tristeza, todo junto. Gracias por todo", se despidió el jugador, entre lágrimas.


Durante el juego, de un lado estuvo el plantel de Hexacampeón argentino y del otro hubo jugadores (algunos ya retirados) que fueron compañeros de Molina en los diferentes clubes sanjuaninos en los que jugó. Entre ellos, estuvieron Junior, Federico Pereyra, Alejandro Toro, Matías Sánchez o Facundo Hehn, entre otros.


Con gastadas, algunas "trampas" que favorecieron al equipo de Molina y cambios en medio del equipo, como cuando Gustavo necesitó más ataque y por eso hizo cruzar de cancha a Nikolay Uchikov para que jugara para él, el partido mechó emociones varias. También ingresaron al campo de juego del hermano y los sobrinos de Gustavo Molina, mientras que en el último set jugaron los amigos del barrio de "El Chimbero".


En tanto, en las tribunas estuvieron los chicos de la Escuelita de Vóley de Tamberías, Calingasta, a quien Molina apadrina y para quienes hubo una campaña solidaria (la entrada fue un alimento no perecedero).


En el final, UPCN San Juan Voley, sus amigos, la escuelita que apadrina, la Municipalidad de Chimbas y sus excompñeros entregaron plaquetas en reconocimiento a la trayectoria. Su mamá le escribió una emotiva carta, en la que recordaron al papá de Gustavo y que emocionó hasta las lágrimas a los asistentes, mientras que el club le regaló una camiseta con el número 5, firmada por todos sus compañeros. "No puedo pedir. Los quiero", cerró Molina.

Comentarios