Mundo
Viernes 10 de Julio de 2015

Grecia accedió al pedido de los acreedores, rebajará pensiones y aumentará los impuestos

A pesar de que la ciudadanía votó en contra de los ajustes, el gobierno de Tsipras hará lo necesario para lograr el salvataje económico de su país.

Grecia sigue cumpliendo al pie de la letra el cronograma ‘in extremis’ impuesto por los acreedores para retomar las negociaciones de un salvataje que evite su colpaso financiero. Un día después de solicitar formalmente un tercer rescate, el gobierno de Alexis Tsipras presentó ayer a sus socios europeos una propuesta "en detalle" de las reformas que está dispuesto a aplicar, y que contempla duros recortes por 12.000 millones de euros. Las medidas serán analizadas entre hoy y mañana por los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona. El día clave será el domingo, cuando los 28 jefes de Estado de la Unión Europea decidan en una cumbre si dan el aval o el rechazo definitivo al salvataje griego.
La propuesta presentada por Grecia, según se filtró a la prensa, es una mezcla del pliego inicial de 47 páginas de medidas planteadas por Atenas y las últimas reformas publicadas por la Comisión Europea (CE) justo después de la convocatoria del referéndum. A fin de allanar las negociaciones, los griegos contaron con asesoramiento de Francia en la elaboración.
El gobierno griego ofrece hacer concesiones en los dos puntos más espinosos: IVA y pensiones.
Tsipras se compromete a ahorrar del sistema de pensiones entre un 0,25% y un 0,5% del PBI durante 2015 y un 1% a partir de 2016. Ofrece aumentar las contribuciones sociales y elevar la edad jubilatoria a 67 años (sólo los que tienen 40 años de aportes se podrán jubilar a los 62). Sobre la eliminación de la jubilación anticipada, Tsipras mantiene su última concesión de adelantarla el plan escalonado a octubre (los acreedores habían pedido que sea julio).
Respecto al IVA, acepta la última propuesta de la CE, que ya se había acercado a las posiciones griegas. Sólo los alimentos de primera necesidad y hoteles mantendrán la tasa del 13%; para el resto sube a 23%. Las islas del mar Egeo continuarían teniendo un descuento del 30% sobre las tarifas del IVA.
La oferta griega contempla además una subida del 26% al 28% del impuesto empresarial (el Gobierno quería incrementarlo al 29%), mientras que el impuesto de lujo pasa del 10% al 13%.
El paquete de reformas incluye también completar el plan de privatizaciones pendientes de los aeropuertos regionales.
A fin de que el acuerdo pudiera progresar en las filas del partido izquierdista Syriza, la propuesta griega haría mención, según se filtró, a la reestructuración de la deuda y la necesidad de poner sobre la mesa la sostenibilidad de esa deuda.
Ayer justamente esta cuestión entró en el debate europeo con un cambio de tono notorio tanto entre los representantes de la troika (CE, BCE y FMI), así como en los países del euro.
El ministro germano de Finanzas, Wolfgang Schäuble, reiteró que una quita es imposible, pero habló de una "reconfiguración" de la deuda, mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, dio su rechazo a una quita ‘clásica‘.
Más temprano, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, había subrayado que "unas propuestas realistas de Atenas necesitan ir acompañadas de unas propuestas realistas de los acreedores sobre sostenibilidad de la deuda, para crear una situación en la que todos ganen". 
Cronista Comercial

Comentarios