Eliminatorias
Jueves 06 de Octubre de 2016

Goleada en Quito: Ecuador se acomodó y Chile quedó complicado en las posiciones

El seleccionado del argentino Quinteros superó 3 a 0 a los de Pizzi y volvieron al triunfo después de dos derrotas en fila. El bicampeón de América sigue afuera de los puestos de clasificación.

Embed
Embed

Ecuador, conducido técnicamente por el santafesino Gustavo Quinteros, goleó hoy, de local, por 3-0 a Chile, el bicampeón vigente de América y dirigido por su coterráneo Juan Antonio Pizzi, en un partido por la novena fecha de las Eliminatorias Sudamericanas, y se afianzó en los puestos de clasificación para el Mundial de fútbol de Rusia 2018.
Los goles los convirtieron el volante Antonio Valencia, la figura de la cancha, el defensor Cristian Ramírez y el delantero Felipe Caicedo, a los 18 y 22 minutos del primer tiempo, y a los 50 segundos del período final, respectivamente.
Ecuador, con la victoria (la tercera en cinco cotejos en la altura de Quito), llegó a 16 unidades; mientras que Chile, con la derrota (la cuarta en nueve jornadas), profundizó su mal momento y se quedó con 11 puntos, fuera de los puestos de clasificación a Rusia 2018.
El equipo de Quinteros, con un 4-2-2-2, fue un amplio dominador del encuentro, asumió el protagonismo, atacó sistemáticamente el arco chileno, dispuso de las mejores chances de gol y tuvo contundencia en ataque.
Así, en cuatro minutos (entre los 18 y los 22 del primer tiempo), definió el partido con dos soberbios remates del volante Antonio Valencia y el lateral Cristian Ramírez, respectivamente.
Ecuador, sin dudas, capitalizó al máximo su costumbre de jugar en los 2.850 metros de altura sobre el nivel del mar de Quito, con juego asociado y ataque por las bandas.
Los tantos de Valencia, centro desde la izquierda y definición por la derecha, y de Ramírez, envío de Cristian Noboa desde la derecha y sentencia por la izquierda, fueron una clara muestra de la ofensiva ecuatoriana.
Y en el inicio del segundo tiempo, a los 50 segundos, Caicedo marcó el tercero con un toque suave, con la misma fórmula del primero.
Ese gol sepultó cualquier tipo de reacción chilena que, con un 4-4-2 clásico, lució endeble en defensa, sin fútbol en la mitad de la cancha y prácticamente sin presencia en el área rival, más allá de alguna que otra llegada de Alexis Sánchez o aparición de Arturo Vidal, dos referentes que no incidieron en el partido.
De hecho desde el 3-0 hasta el final se profundizó la supremacía (por momentos baile) de Ecuador, que dio un paso importante en su afán de llegar a Rusia 2018, algo que para Chile está cada vez más lejano.

Embed

Embed

Embed

Embed

Comentarios