Mundo
Domingo 14 de Febrero de 2016

Francisco pidió que los mexicanos hagan de su país una tierra de oportunidad sin tener que "emigrar para soñar"

Ante ante unos 300.000 católicos, el Sumo Pontífice dio una misa en En Ecatepec, llamó a no caer en las tentaciones que degradan al hombre: "la riqueza, la vanidad y el orgullo". 

En el primer domingo de Cuaresma, el papa Francisco brindó una misa en el peligroso suburbio de Ecatepec, de la Ciudad de México. Allí, el Sumo Pontífice clamó por que los mexicanos hagan de su país una tierra de oportunidades donde "no haya necesidad de emigrar para soñar" y donde no hay riesgo de caer en manos de los "traficantes de la muerte".
Invitó a "hacer de esta bendita tierra mexicana una tierra de oportunidad. Donde no haya necesidad de emigrar para soñar, donde no hay necesidad de ser explotado para trabajar".
Durante su homilía, llamó a los fieles a no caer en las tentaciones que degradan al hombre: "la riqueza, la vanidad y el orgullo".
Sobre la riqueza, criticó el adueñarse de "bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí"."Es tener el pan a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida", puntualizó Francisco ante la atenta mirada de cerca de 300.000 personas, en el área campestre del centro de estudios de Ecatepec.
El papa latinoamericano también criticó "la búsqueda de prestigio con base en la descalificación continua y constante de los que no son como uno". "La búsqueda exacerbada de esos cinco minutos de fama que no perdona la fama de los demás, haciendo leña del árbol caído", lamentó.El papa Francisco se dirige ante más de 300.000 personas en Ecatepec
Con relación al "orgullo", indicó: "El ponerse en un plano de superioridad del tipo que fuese, sintiendo que no se comparte la vida común de los mortales".
Francisco denunció, además, cómo el comportamiento del hombre crea "una sociedad de pocos y para pocos".
El Sumo Pontífice comenzó su sermón recordando que ha comenzado el tiempo de Cuaresma, que precede la Pascua, y que "es un tiempo especial para recordar el regalo de nuestro bautismo, cuando fuimos hechos hijos de Dios".
"La Iglesia nos invita a reavivar el don que se nos ha obsequiado para no dejarlo dormido como algo del pasado o en algún 'cajón de los recuerdos'".
"La Cuaresma es tiempo para ajustar los sentidos, abrir los ojos frente a tantas injusticias que atentan directamente contra el sueño y proyecto de Dios", agregó.
Por su parte, el Papa llamó a "no dialogar con el diablo". "No se puede dialogar porque nos va a ganar siempre"."Sólo la fuerza de la palabra de dios lo puede derrotar", completó.
Luego de las actividades en su primer día en México, donde pudo rezar ante la Virgen de Guadalupe, uno de los deseos más íntimos del líder de la Iglesia Católica, el papa Francisco salió de la Nunciatura Apostólica a las 9:45 hora local (15:45 GMT) hasta las instalaciones militares del Campo Marte, en el Bosque de Chapultepec, donde se subió a un helicóptero que lo trasladó a hasta Ecatepec.
Allí recorrió 9 kilómetros en un vehículo descubierto hasta el Centro de Estudios Superiores de Ecatepec donde ofició una misa y el Ángelus dominical.
El municipio mexicano es una de las zonas más pobres e inseguras del país. Según el Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en 2014 triplicó la media nacional de asesinatos con una cifra de 35,9 homicidios por cada 100.000 habitantes y se situó entre las primeras posiciones de los municipios con mayor número de extorsiones. Además, en 2015 se declaró la "alerta de violencia de género" por la preocupante escalada de femicidios.
La ciudad de 1,6 millones de habitantes forma parte del estado de México, una región que se volvió lúgubremente famosa por las alarmantes cifras de desapariciones de mujeres y los hallazgos de muchos de sus cuerpos desmembrados flotando en el Río de los Remedios, a unos 20 km de la sede de la misa de este domingo.
Al menos 600 asesinatos de mujeres entre enero de 2014 y septiembre de 2015 en el estado, según portes de la ONG Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio.
Luego de la misa, el líder del Vaticano se movilizará hasta el Seminario Diocesano por una ruta de 4,5 kilómetros.
Por la tarde tomará de nuevo un helicóptero para regresar al Campo Marte y de allí se trasladará en el papamóvil 6,5 kilómetros hasta el hospital infantil de México "Federico Gómez" para niños con cáncer.
Esa será su última actividad de la jornada, después de la cual volverá hasta la Nunciatura Apostólica en un trayecto de 12 kilómetros.
El lunes viajará al estado sureño de Chiapas, el martes al occidental de Michoacán y el miércoles al norteño de Chihuahua, desde donde partirá de regreso al Vaticano.

Fuente: Infobae

Comentarios