Mundo
Martes 22 de Marzo de 2016

Francisco lavará los pies de refugiados durante la misa del Jueves Santo

Lo hará en Castelnuovo de Porto, a las afueras de Roma, durante la misa del jueves santo en la que se conmemora la última cena. Hoy el pontífice condenó los atentados en Bélgica.

El Papa Francisco lavará los pies de doce refugiados de varias nacionalidades en el centro de acogida de Castelnuovo de Porto, a las afueras de Roma, durante la misa del jueves santo en la que se conmemora la última cena.
El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, confirmó hoy la elección de este centro, en el que se encuentran más de 600 solicitantes de estatuto de refugiado para esta ceremonia de la Semana Santa, precisó la agencia EFE.
Desde el inicio del pontificado, Francisco continuó la tradición de celebrar la llamada misa "In Coena Domini" en prisiones o algún centro de necesitados.
En estos tres años acudió al centro penitenciario de menores de Casal del Marmo, en Roma; a la cárcel romana de Rebbibia y también lavó los pies a doce enfermos y personas con discapacidad.
Por otra parte, Lombardi explicó que los actos previstos para la Semana Santa no sufren ninguna variación al ser preguntado sobre posibles cambios de agenda tras los atentados de hoy en Bruselas.
Condena por los atentados en Bruselas 
El papa Francisco condenó hou "la violencia ciega que engendra tanto sufrimiento"
"El Santo Padre invoca el beneficio de las bendiciones divinas sobre las familias de las víctimas y los belgas", se expresó en un telegrama enviado por el pontífice al arzobispo de Bruselas monseñor Josef de Kesel.
"El Santo Padre condena de nuevo la violencia ciega que causa tanto sufrimiento e, implorando de Dios el don de la paz, invoca el beneficio de las bendiciones divinas sobre las familias de las víctimas y los belgas", sostiene un telegrama enviado por el Pontífice al arzobispo de Bruselas, Monseñor Jozef De Kesel.
"Apenado por los ataques en Bruselas, que afectan a muchas personas, Su Santidad Francisco confía a la misericordia de Dios a los que murieron y se unió en oración a sus parientes", sostiene la misiva que lleva la firma del secretario de Estado Pietro Parolin.
Con la carta, Francisco "expresa su profunda simpatía por los heridos y sus familias, y todos aquellos que contribuyen a los socorros, pidiendo al Señor que les traiga alivio y consuelo".

Comentarios