Mundo
Sábado 28 de Mayo de 2016

Francia aprobó "el derecho a desconectarse" del trabajo

Una nueva ley aprobada ayer convierte en ilegal que la empresa envíe correos electrónicos fuera del horario laboral. 

Francia aprobó ayer la prohibición de los correos electrónicos de trabajo fuera de las horas laborales para empresas de más de 50 empleados. Esta ley regulará así lo que se conoce popularmente como "el derecho a desconectar", un derecho destinado a minimizar los impactos negativos de estar continuamente conectado.
La ley, inmersa dentro de un muy debatido proceso de reforma laboral en Francia, prohíbe a las empresas de 50 o más empleados el envío de correos electrónicos después de sus horas de trabajo.
"Todos los estudios muestran que hay mucho más estrés relacionado con el trabajo hoy que en el pasado, y que el estrés es constante", asegura el miembro de la Asamblea Nacional Francesa, Benoit Hamon, a la BBC. "Los empleados abandonan físicamente la oficina, pero no dejan el trabajo. Siguen unidos a él por lazos electrónicos – como un perro. Los SMS, los mensajes, los emails – y acaparan la vida del individuo hasta el punto en que él o ella se hunden", agregó. 
Digital 
Bajo la nueva ley, las empresas están obligadas a establecer políticas para limitar la extensión del trabajo más allá de su horario laboral, específicamente en lo que está relacionado con "la tecnología digital" y la vida privada de los empleados. Esto implicará que las compañías redacten "cartas de buena conducta" en la que se especifiquen las horas en las que los trabajadores no deben enviar ni recibir correos electrónicos.
"El desarrollo de las tecnologías de la información y de la comunicación, mal gestionado, puede tener un impacto en la salud de los trabajadores," asegura el artículo 25 de la nueva ley, que también dice que la carga de trabajo y la sobrecarga de información "son riesgos asociados con el uso de la tecnología digital".

En Contra 
La ley también podría tener sus puntos débiles, como el hecho de poder perjudicar a las empresas y a su actividad o una posible "avalancha de mensajes" que los empleados pueden tener a primera hora de la mañana y que los estrese aún más, justo lo opuesto que la nueva ley quiere evitar.
 

Comentarios