Mundo
Jueves 03 de Diciembre de 2015

Fomentá la espiritualidad en tu hijo con estos tips

Los niños absorben todo de nosotros, por lo que si realmente, quieres fomentar la espiritualidad en tus hijos, tú tienes que formar parte de ello. Te decimos cuáles son los pasos a seguir:

1. Analiza primero tus propias creencias: para ello, es importantes que te hagas preguntas como: ¿Por qué es importante que tus hijos sean niños espirituales? ¿Qué tipo de educación espiritual quieres para tus hijos? ¿Asistirá la familia a una iglesia, sinagoga u otro lugar? ¿Vas a enviarlos a una escuela religiosa? Si tú y tu pareja pertenecen a distintas religiones, conviene decidir en conjunto cómo enfocar la espiritualidad con sus hijos.
 
2. La espiritualidad inicia a muy temprana edad: la autora de muchos de los libros de Chamanismo, Sandra Ingerman, señaló que los niños deben iniciar su camino espiritual desde el momento en que empiezan a hablar. Para ellos es muy fácil contactar con la naturaleza, hablar con Dios y, en este sentido, la mejor manera de iniciarlos es a través de la meditación guiada, de la oración e, incluso, canciones, juegos y libros que los ayuden a ir aprendiendo conceptos a través de historias con mensajes y fabulas.
 
3. Ten en cuenta que tú siempre eres el ejemplo para tus hijos: si alguien te llama, te niegas a contestar y pides que digan que no estás, eso mismo harán tus hijos, ya que copian lo que ven en casa. De ahí la importancia de dar ejemplo a tus hijos y ser coherentes en cómo nos comportamos y los mensajes que les transmitimos, también en aspectos espirituales.
 
4. Cualquier contexto cotidiano puede ser idóneo para acercarlos a la espiritualidad: no tenemos que esperar grandes acontecimientos para transmitir que la espiritualidad forma parte de nuestra vida. Celebra con tu hijo las bondades que nos da la naturaleza, como un día soleado! Enséñale también, en este sentido, a ser agradecido.
 
5. Busca maneras divertidas para enseñarle valores espirituales: lo puedes hacer a través de juegos, lecturas, fabulas, historias de la familia, o de tradiciones familiares, canciones con mensajes positivos, etc. Muchos de los niños cuyos papás les regalaban libros ilustrados de animales, actualmente muestran una fascinación y amor por todos los seres de la naturaleza.
 
6. Transmítele una forma sencilla de orar, meditar, cantar, conectarse con la naturaleza y respetar a los seres vivos: haz que la creatividad de tus hijos te contagie! Busca libros, cds de meditaciones guiadas, juegos didácticos, libros para colorear mándalas ... Sal a caminar con tus hijos a lugares donde puedan convivir con la naturaleza.
 
7. Enfatiza el aspecto espiritual de las festividades: todas las festividades tienen su parte espiritual y hablan de valores. Platícales de estos aspectos de forma divertida, para lograr que se interesen por ellos.
 
8. Considera formar parte de alguna comunidad ya sea espiritual o no: al asistir regularmente a estos eventos sociales ya sea en una iglesia o templo, tu hijo verá que la espiritualidad es parte fundamental de la vida de la comunidad. También crecerá sintiéndose seguro y compartiendo, y crearás en él el sentido de pertenencia.
 
9. Fomenta la confianza, el amor y la fe: todos los valores son muy importantes en nuestra vida pero si tuvieras que enfocarte en alguno, tal vez sería: el amor, ya que es la fuerza más fuerte. La confianza consiste en creernos capaces de conseguir lo que nos proponemos, y ser capaces de hacer frente de cualquier cosa que nos pase; y la fe es lo que necesitamos para estar realmente conectados con la energía de la creación.
 
10. No confundas espiritualidad con religión: no olvides que la espiritualidad es la relación íntima que tienes tú con el creador o también llamada divinidad; se trata de una práctica intima con la deidad. Por su parte, la religión es un conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración, normas morales para la conducta del individual y social relacionadas.
 
Fuente: de10

Comentarios