Mundo
Jueves 09 de Abril de 2015

Flakka es una droga que causa efectos parecidos a posesiones demoníacas

Se trata de una marca de una de varias drogas estimulantes sintéticas, vendidas como estimulantes alucinógenos", según afirmó a la BBC Mundo James Hall, epidemiólogo en el Centro de Investigación Aplicada sobre Uso de Sustancias y Disparidades de Salud, de la Universidad Nova Southeastern, en Davie, Florida.

Un hombre desnudo corre delirante de lado a lado en la mitad de un cruce vial a plena luz del día. Otro se empala en la estaca de una reja de seguridad tratando de huir de asesinos imaginarios. El tercero intenta tumbar una puerta de vidrio en una estación de policía mientras se defiende de lo que él cree que son huracanes.

Todo esto ocurrió hace pocas semanas en lugares y momentos distintos pero coinciden en dos cosas: todos pasaron en Florida y los tres hombres habían consumido flakka, la droga sintética que está invadiendo las calles del sur del estado.

"Flakka es la marca de una de varias drogas estimulantes sintéticas, vendidas como estimulantes alucinógenos", le afirmó a la BBC Mundo James Hall, epidemiólogo en el Centro de Investigación Aplicada sobre Uso de Sustancias y Disparidades de Salud, de la Universidad Nova Southeastern, en Davie, Florida.

¿Será esta una posible explicación a un suceso que sacudió a San Juan esta semana? 

"Es parecida a lo que se ha conocido como 'sales de baño' (bath salts, en inglés), drogas químicas sintéticas conocidas como catinonas", explica Hall.

En efecto, la palabra flakka como tal no es más que el nombre que le han dado los distribuidores de droga del sur de Florida a la segunda generación de alfa-PVP, una versión sintética de la catinona estimulante.

La consumen inhalada, ingerida, fumada o inyectada. Algunas personas la combinan con drogas recreativas como la marihuana o con otros fármacos.

"Es un estimulante poderoso que se vende en las calles por sólo US$5 la dosis", afirma Hall.

Una pequeña dosis puede causar desde alteraciones en el corazón, agresividad y psicosis, hasta la muerte.

De acuerdo a cifras de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), en 2013 en Florida 132 personas murieron en casos relacionados al consumo de flakka.

En 31 de ellos, la flakka fue considerada la causa directa de la muerte.

Historias como las descritas anteriormente se han hecho cada vez más frecuentes, según han reportado las autoridades de diferentes países, y no se limitan sólo a comportamientos erráticos y delirantes sino que han sido clasificados dentro del síndrome del "delirio de excitación".

"El cuerpo entra en estado de hipertermia, alcanzando temperaturas extremas de más de 40°C", revela Hall.

"El individuo se vuelve psicótico, la mayoría de las veces se rasga la ropa, corre por todas partes, actúa violentamente, alucina, delira...".

"Estas personas desarrollan una gran fuerza por la adrenalina, haciendo que se requieran entre cuatro o cinco policías para controlarlos. Y una vez controlados son propensos a morir, así que hay que brindarles atención médica inmediata", agrega el experto.

Es además una droga de la que todavía hay muy poco conocimiento. "Es confusa. No es fácil determinar nada por su apariencia, forma o tamaño", dice Hall.

"Es una droga de dosis muy específicas, y muchas veces los consumidores no saben qué están consumiendo ni cuánto y, en la mayoría de los casos, el vendedor tampoco lo sabe".

"Es muy peligroso. Algunas veces venden flakka como si fueran MDMA", agrega Hall, refiriéndose al estimulante sintético comúnmente conocido como éxtasis.

"Los medios no han reportado que esta droga se encuentra a lo largo del territorio estadounidense", asegura.

"En EE.UU. hemos visto que se vende la misma droga bajo el nombre de Gravel o de Molly en estados distintos a Florida", dice.

La afirmación de Hall la sustentan las cifras de la Agencia Antidrogas de EE.UU., la DEA.

De un total de 10.454 casos de venta de las tres catinonas sintéticas, entre las que está la flakka, en 2014, 3.178 fueron vendidos en Florida.

Es decir, el 31% fueron distribuidos en la Florida –53% el sur del estado– y el 69% en el resto de Estados Unidos.

"Vemos que esto no está confinado a nuestra región. Lo que lo hace única a nuestra región es el nombre de origen hispano 'flakka'. Pero la droga como tal está en todo el país, y literalmente en todo el mundo".

"Nadie sabe bien qué le están vendiendo, son como ratas de laboratorio. Unos se drogan, otros se enferman mucho, algunos se vuelven locos y otros pocos mueren".

Fuente: bbc.co.uk

Comentarios