Mundo
Viernes 21 de Agosto de 2015

Finalmente, millones de usuarios de un sitio web para infieles quedaron al descubierto

Hackers atacaron la página Ashley Madison. La cruzada de activistas informáticos hace temblar a funcionarios, políticos y empresarios y augura una cascada de divorcios.

Maridos y esposas de todo el mundo están descubriendo las aventuras extramaritales de sus cónyuges tras una catastrófica filtración del sitio web para adúlteros Ashley Madison que sacó a la luz pruebas de las infidelidades.

Los foros digitales arden con quejas de usuarios que dicen haber encontrado pruebas de que sus parejas usaban el sitio. En Gran Bretaña e Israel, varios parlamentarios están abochornados porque sus direcciones de correo electrónico aparecieron en el sitio. En Australia, una mujer se enteró por radio —en vivo y en directo— que los datos de su esposo figuraban en el sitio.

Los especialistas en derecho de familia discrepan en cuanto al impacto que tendrán las revelaciones, pero el abogado de divorcios Steve Mindel pronostica un aumento de su clientela y la de sus colegas. "Todos estamos diciendo que llegará la Navidad en septiembre", dijo. "Todo esto va a salir a la superficie en poco tiempo y en consecuencia habrá muchos pedidos de divorcio".

Ashley Madison se presentaba como el sitio número uno para cónyuges infieles, hasta que la información robada por hackers empezó a difundirse por internet. La posibilidad de encontrar el nombre de un conocido entre los más de 35 millones de miembros registrados ha despertado un enorme interés en el mundo.

Los sitios de internet utilizados para comparar correos electrónicos con la información filtrada están registrando una gran cantidad de tráfico. Foros como Reddit —un sitio de noticias y debates entre usuarios— están llenos de historias de maridos angustiados y esposas furibundas tras haber encontrado sus datos personales en el enorme cúmulo de información.

Una sospecha fundada. Cuando los conductores de un programa matutino de radio en Sydney, Australia, dijeron a la audiencia que llamaran aquellos que querían compulsar los datos de su cónyuge con los de la base, una mujer llamó para decir que sospechaba de su esposo, ya que su conducta era extraña desde que trascendió la filtración. Los conductores introdujeron los datos en un sitio y dijeron que habían encontrado respuesta.

"¿Hablan en serio? ¿Están bromeando?", preguntó la mujer con voz temblorosa. "Estos sitios son repugnantes". Y cortó.

También la prensa pasa el peine fino a los datos en busca de celebridades, políticos, jerarcas religiosos, una tarea compleja porque muchas de las semblanzas tenían direcciones de correo electrónico prestadas o falsas.

En Gran Bretaña, la legisladora escocesa Michelle Thomson dijo que una dirección suya en desuso había sido "cosechada por los hackers" para abrir una cuenta en el sitio. Algo similar dijo Talab Abu Arar, un legislador árabe beduino en Israel cuya dirección parlamentaria apareció entre la información filtrada. "Alguien quiso dañar mi buen nombre... es muy molesto", dijo a la radio del ejército israelí.

Como muchos beduinos, Abu Arar practica la poligamia, y además de esposa tiene una concubina. Con dos parejas, ¿para qué querría una página de internet? "Mujeres no me faltan", dijo entre risas.

Los usuarios están repartidos en 48 países, entre ellos Argentina

Una empresa española, Tecnilógica, utilizó los datos sobre 39 millones de usuarios registrados en el sitio para infieles Ashley Madison publicados por piratas informáticos en la web profunda y estableció que ese sitio cuenta con clientes en más de 50.000 municipios repartidos por 48 países y que el 82 por ciento son hombres.

Juan Alonso, director técnico de Tecnilógica, precisó que el trabajo estableció que en países como Japón, India, Brasil y Sudáfrica, el porcentaje de mujeres que usan la web de citas es mucho mayor que en otros lugares del mundo. San Pablo (Brasil), con 374.554 usuarios, es la ciudad con más registrados. Le siguen Nueva York con 268.247 y Sydney con 253.860.

Los datos de los registrados en la web Ashley Madison fueron hechos públicos el miércoles por el grupo de piratas informáticos Impact Team para demostrar que la página era una estafa, ya que contaba con miles de perfiles falsos de mujeres. La información de sus usuarios fue robada antes del 20 de julio. Ese día, la empresa Avid Life Media, propietaria de Ashley Madison admitió el ataque informático.

Argentina no escapó al fenómeno. Existen 148 personas registradas con dominios que pertenecen a ministerios, gobernaciones provinciales y entes nacionales. Hay del gobierno de Mendoza (es el que más tiene, 16), el Ministerio de Economía (9), el gobierno porteño (7) y también de organismos nacionales. Como Ashley Madison no pide confirmación de los correos electrónicos, es posible que algunos usuarios se hayan registrado con el email de otra persona e incluso que muchos de ellos sean falsos.

Impensables ecos de nueva filtración

El grupo de hackers divulgó una segunda tanda de datos del sitio de citas Ashley Madison, según publicó un sitio de información ayer. Tras una primera difusión de unos 32 millones de direcciones de correo electrónico e información de usuarios hace tres días, esta nueva filtración parecía contener archivos e emails internos de la empresa, según informó el sitio web Motherboard de Vice Media.
Según el informe, se trata de un archivo de datos de 20 gigabytes, es decir, el doble de grande que el divulgado el martes y fue publicado en un sitio en la llamada “red profunda”, de más difícil acceso para el gran público.
Motherboard y el sitio web de la revista Wired publicaron una captura de pantalla del archivo divulgado.
Expertos de seguridad dijeron que los archivos de la primera divulgación parecían ser auténticos y que la filtración de datos ya habría creado una situación embarazosa y tenido consecuencias potencialmente calamitosas.
La celebridad de la TV estadounidense Josh Duggar, activista por los valores de la familia tradicional, reconoció haber usado el sitio Ashley Madison tras haber aparecido en el sitio de información Gawker. “He sido el mayor hipócrita de la historia. Mientras defendía la fe y los valores de la familia, fui infiel a mi esposa,” declaró Duggar, ex director del grupo de lobby Family Research Council (Consejo de Investigación de la Familia).
   El secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, informó de que el Pentágono está investigando si en los datos divulgados se encuentran miembros de las Fuerzas Armadas, pues el adulterio puede dar lugar a un procesamiento en el ejército.
“Soy consciente de esto. Por supuesto es un problema, puesto que la conducta es muy importante. Y nosotros esperamos una buena conducta por parte de nuestra gente”, respondió Carter a una pregunta durante una sesión informativa en el Pentágono, y añadió: “Los servicios están estudiando el tema y deben hacerlo”.
La Capital

Comentarios