Mundo
Martes 25 de Octubre de 2016

Finalmente la Iglesia puso a disposición sus archivos sobre la dictadura militar

El Vaticano y la Conferencia Episcopal Argentina explicarán el avance del trabajo de puesta a disposición del público de documentos hasta ahora reservados.

El anuncio de la decisión del Vaticano de ordenar estos archivos para desclasificarlos fue hecho en marzo pasado, en vísperas del 40° aniversario del golpe de Estado de 1976.

"El ordenamiento de los archivos lleva su tiempo porque implica la lectura y clasificación de los documentos. Algunos estaban más ordenados y otros necesitan más atención", había dicho por aquel entonces el secretario general de la Conferencia Episcopal Argentina, Carlos Malfa, tras reunirse con el papa Francisco en el Vaticano.

Con la decisión de abrir estos archivos, el papa Francisco quiso de este modo dar respuesta a un viejo reclamo

Ahora, la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) convocó a una conferencia para este martes por la mañana para dar detalles acerca de los avances de ese trabajo de ordenamiento y probablemente la fecha a partir de la cual estarán a disposición del público.

Con la decisión de abrir estos archivos, el papa Francisco quiso de este modo dar respuesta a un viejo reclamo de los familiares de las víctimas de la dictadura.

En cuanto a la clase de documentos que se pueden dar a conocer, monseñor Malfa explicaba: "En general se trata de cartas que se recibían y contestaban solicitando conocer el paradero de detenidos desaparecidos o alguna gestión en ese sentido. También hay recortes de periódicos de la época".

De acuerdo a un protocolo que se establecerá próximamente, desde el Episcopado indicaron que "podrán acceder a la consulta de los documentos referidos las víctimas y familiares directos de los desaparecidos y detenidos y, en el caso de religiosos o eclesiásticos, también sus Superiores mayores".

En la conferencia estarán presentes monseñor José María Arancedo, arzobispo de Santa Fe y presidente de la CEA, el cardenal Mario Poli, arzobispo de Buenos Aires y vicepresidente 1º de la CEA y el propio monseñor Malfa, obispo de Chascomús y secretario general de la entidad.

De hecho, pocos días después de aquel anuncio, a fines de marzo, trascendían unos primeros documentos: se trataba de cartas del nuncio de entonces, monseñor Pío Laghi, por los cuales solicitaba al ministro del Interior de la dictadura, general Albano Harguindeguy, información sobre el paradero de varios prisioneros y desaparecidos.

Desde hoy, se conocerán más revelaciones sobre el contenido de estos archivos y el momento y modo de acceder a ellos.

Comentarios