Mundo
Jueves 10 de Diciembre de 2015

Esto sucede cuando una bala entra en tu cuerpo

Afortunadamente el cuerpo humano posee ciertos mecanismos de defensa en caso de pérdida rápida de sangre. Primero, el sistema vascular reacciona y evita enviar sangre a las extremidades, centrándose en alimentar a los órganos vitales. Pero esto ocurre una vez que la herida se cierra adecuadamente.

Si se trata de una amputación súbita, como la provocada por un gran proyectil o por metralla, se puede tardar bastante en morir, ya que no se parece en nada a lo que nos muestra el cine, esos enormes surtidores de sangre no ocurren en la realidad.
En una amputación de este calibre, la musculatura alrededor de la herida se contrae por completo.
Por lo tanto, en cualquier caso, lo primero es detener el sangrado. La hinchazón y decoloración en la piel son signos de hemorragia que cualquiera puede reconocer.
De hecho, no saber gestionar esto es la causa del 90% de las muertes prevenibles por hemorragia. Un torniquete o presión en la zona entre la herida y el corazón, lo más cerca posible de la herida. Y a partir de ese momento, esperar que llegue personal capacitado.

Comentarios