País
Sábado 26 de Marzo de 2016

Estiman que la espera para volver de Chile a la Argentina será de cinco horas

El Paso Los Libertadores fue el elegido por los turistas para cruzar al vecino país y por tal motivo ni la extensión horaria, ni la ampliación de puestos de atención fue suficiente para agilizar el cruce. En el Paso Agua Negra, también esperan un flujo importante de autos. 


Ni la ampliación de puestos de atención al público ni la extensión del horario para agilizar trámites en la frontera con Chile bastarán para impedir largas colas mañana, día de regreso de la mayoría de los miles de mendocinos que viajaron al país vecino por los feriados del Día de la Memoria y el Semana Santa.
"Estimamos que no habrá menos de 5 horas de espera. Este domingo y el lunes estará muy complicado el paso. No será fácil la vuelta, pese a que hacemos todo lo posible a 3.000 metros de altura", adelantó el jefe del escuadrón Uspallata de Gendarmería Nacional, Néstor Galdeano.
La situación más crítica de estos días se vivió el jueves pasado cuando colapsó el paso internacional y la gente tuvo que esperar hasta 10 horas en la ruta. La cola de espera llegaba desde Punta de Vacas hasta el túnel Cristo Redentor, es decir, 34,5 kilómetros.
"En dos días, miércoles y jueves, pasaron 31.000 personas, rompiendo así todos los pronósticos. Sólo el jueves, el día de mayor caos, pasaron 18.300 personas transportadas en 3.500 vehículos, contando autos y colectivos", comentó Galdeano.
Entre los motivos que llevaron a que tanta gente viajara a Chile figuran el bajo precio que tienen los electrodomésticos, la ropa y los productos de tecnología; pero también el partido que jugó la Selección argentina de fútbol el jueves, frente a su par chilena y las minivacaciones cerca de la playa, como una forma de despedir el verano.Máxima capacidadSegún el referente de Gendarmería, la cantidad de funcionarios trabajando en la Aduana está por encima de lo previsto. "Ni siquiera tenemos lugar físico para agregar más personal".
Los horarios de mayor atención se han establecido desde las 7 hasta la medianoche, por fuera del complejo, y de 0 a 7 dentro del establecimiento aduanero. Hay que considerar que en Horcones se trabajará con la capacidad máxima, que son 17 puntos de atención (normalmente hay 14).
Algo a favor de los viajeros es que, como otros fines de semana largos, el control aduanero establecido hará más hincapié en la documentación que en una minuciosa revisación de maletas y bolsos.
"El sistema de control es más laxo: no se controla como un día cualquiera, no hay controles exhaustivos. La idea es trabajar rápido y sin mayores detalles para evitar las largas colas", explicó el referente de Gendarmería.
También consideró que mucha gente, con el fin de evitar un nuevo caos, ya tiene previsto volver este sábado o el lunes, lo que ayudaría a descomprimir la Aduana.

Comentarios