Mundo
Jueves 10 de Marzo de 2016

Estas son las 4 palabras más peligrosas para la mente

El escritor James Allen solía decir: "No son las circunstancias la que hacen los hechos si no los pensamientos".

Esta frase representa cómo el lenguaje que se utiliza- ya sea desde la mente o de manera verbal- transforma la vida de las personas.
 
Ciertas palabras como todo, nada, nunca y siempre pueden condicionar la vida de las personas ya que producen distorsión de la información y además generan un extremo de la realidad.
 
Este tipo de palabras producen estrés, angustia y malestar.
 
Es muy importante cuidar el lenguaje, ya que moldea la realidad en la que se vive.
 
Cada una de estas palabras alejan la realidad de los puntos medios, impidiendo que el pensamiento fluya de manera razonada y razonable.
 
Dentro de estas palabras no existen matices ni términos intermedios.
 
"Es una manera errónea de evaluar las cosas porque no son realistas, ya que no hay un realidad completamente blanca o negra. Por ejemplo, nadie es absolutamente brillante ni absolutamente tonto. De igual modo, nadie es completamente atractivo ni completamente feo", dijo la psicóloga y escritora Celia Antonini.
 
Lo único que consiguen estas palabras es desacreditar la realidad. Pensar incluyendo estas cuatro palabras repercute en la forma de sentir y por tanto en la forma de actuar.
 
Un claro ejemplo que plantea la psicóloga es cuando se usa la frase: "Soy un inútil, no sirvo para nada, todo lo hago mal".
 
"Todos estos pensamientos, aunque quede claro que son erróneos, llevan a sentir emociones negativas como la tristeza, la rabia, la ira o la frustración, y sin darnos cuenta, al darlo por válido, nos llevará en este mismo ejemplo a quedarnos en casa, conservar la tristeza, llorar o no querer hablar con nadie".
 
Al usar estas palabras se le quita validez a la otra persona y a veces hasta uno mismo, ya que son palabras que condicionan. Produce un adelanto de como la otra persona hubiera actuado y luego se le quita el mérito. Generalizar es plantear emociones negativas.
 
En terminos psicológicos aquel que abusa de estas cuatro palabras se lo denomina que padece un pensamiento dicotómico que se basa en creencias poco realistas, en categorías absolutas.
 
Fuente: infobae

Comentarios