Mundo
Domingo 06 de Marzo de 2016

Enterate si sufrís de depresión y no te diste cuenta

Muchas personas pueden estar pasando por periodo depresivo y no darse cuenta ya que no están llorando todo el día y siguen haciendo sus actividades diarias”, aclara Tania Padilla Nieto, psicoterapeuta. 

Con tantas presiones diarias tal vez te cueste trabajo cómo saber si padeces depre sión. Esta enfermedad afecta física y mentalmente a las personas y se presenta con diferentes síntomas e intensidades.
 
Sus principales manifestaciones son tristeza por más de 2 semanas, falta de apetito, trastornos del sueño, ansiedad, irritabilidad e incapacidad para realizar las actividades cotidianas. 
 
“Algunas personas tienen un grado de depresión menor, que se le conoce en términos clínicos como depresión funcional porque siguen haciendo su vida ‘normal’, pero la realizan con mayor esfuerzo al aparentar que todo marcha bien; no quieren preocupar a sus seres queridos y es tal la presión que sienten que no se permiten estar mal (deprimidos).
 
Aunque los pacientes se enojan, angustian o lloran, no buscan ayuda terapéutica porque creen que lo que tienen es estrés y no aceptan que están atravesando por algún momento difícil en su vida (separación, problemas con la pareja, problemas económicos o laborales)”, agrega Padilla Nieto. 
 
“Cuando les he dicho a mis pacientes que tienen una depresión funcional no lo pueden creer, ellos no se ven llorando las 24 horas del día, por eso es importante hacerles ver que una persona deprimida no tiene que estar llorando todo el día, también puede estar aburrida, tener fatiga, mal humor,  dormir mal y perder el apetito.
 
Cuando enfrentas a un paciente a su realidad, empieza el camino a su recuperación. Lo importante es no quedarse callados y acudir con un especialista que determine el tipo de trastorno que padece”, indica. 
 
Para poder recobrar el equilibrio, sentirte mejor tienes que empezar por preguntarte cómo saber si padeces depresión y tomar medidas:
 
1. Anota en una libreta cómo te sientes cada día y si notas cambios en tus hábitos de sueño y alimentación.
 
2. Acude con un especialista (psicólogo o terapeuta).
 
3. Comparte con algún amigo cercano o familiar lo que te ocurre para que puedas apoyarte en ellos y no sentirte solo ni agobiado. 
Fuente: salud180

Comentarios