Policiales
Sábado 18 de Junio de 2016

Encontraron vínculos entre José López y Lázaro Báez

Los investigadores de la Policía Bonaerense hallaron un contrato por el cual la esposa del ex funcionario kirchnerista, María Amalia Díaz, le alquila desde 2009 una casa, en Río Gallegos, al empresario detenido en el marco de la causa denominada “ruta del dinero K”. 

Efectivos policiales realizaron esta mañana operativos simultáneos en el ostentoso domicilio sobre el río Luján del ex secretario de Obras Públicas kirchnerista, José Francisco López, y en el convento de General Rodríguez, en el marco de la imputación por enriquecimiento ilícito.
Fue la segunda ola de allanamientos ordenada por el juez federal Daniel Rafecas. El magistrado dirige la investigación surgida por la detención del ex funcionario que fue descubierto mientras intentaba enterrar dinero valuado en casi nueve millones de dólares en el monasterio ubicado en el conurbano bonaerense.
Encabezados por la Policía Bonaerense, los investigadores encontraron vínculos entre López y el empresario Lázaro Báez en la vivienda, confirmaron fuentes que participaron del procedimiento a Infobae.
La prueba hallada es un contrato por el cual la esposa del ex funcionario kirchnerista, María Amalia Díaz, le alquila una casa en Río Gallegos al contratista detenido en el marco de la causa denominada "la ruta del dinero K".
Llama la atención del documento el hecho de que el alquiler se remonta desde 2009, año en el que empezaron a multiplicarse las licitaciones de obra pública adjudicadas al empresario, y de que entonces Báez ya contaba con numerosas propiedades a su nombre en Santa Cruz.
El escrito fue el resultado más relevante de la primera parte de los allanamientos realizados y que continuarán durante el resto del sábado.
Alrededor de la mansión sobre el río Luján se observaba esta mañana un fuerte operativo y un perímetro con vallas levantado por los uniformados para realizar las pesquisas. En la tarea conjunta participaron el Cuerpo de Infantería de la Policía bonaerense, la dirección Explosivos de la Policía Federal, la división Perros de la AFIP, y el cuerpo de Bomberos de la zona.
A lo largo de la tarea investigativa, en la que se trabajó con cámaras infrarrojas, escáneres y perros adiestrados, la policía llegó a desarmar el deck de la pileta de López y excavó manualmente en distintos puntos del jardín, sin encontrar nuevas evidencias.
Los efectivos contaban con la autorización para perforar los suelos y romper las instalaciones, con la intención de verificar si había bóvedas ocultas donde hubieran depositadas otras sumas de dinero y bienes no declarados similares a los que se encontraron el martes pasado en el monasterio bonaerense "Nuestra Señora de Fátima", cuando estalló el escándalo. Finalmente la Fiscalía  ordenó frenar las tareas de perforación ante el riesgo de alcanzar las napas de agua subterráneas, que están muy cerca de la superficie.
Hasta hoy, la Justicia había realizado en la semana trece allanamientos en las distintas propiedades y tenencias vinculadas a López. En el caso del domicilio ubicado en la zona del Dique Luján, los efectivos solo habían encontrado 2.500 dólares. A raíz del magro botín, surgió la sospecha de que la familia fue avisada previamente del procedimiento.
Luego de ser descubierto in fraganti, López, mano derecha del ex ministro de Planificación Julio de Vido y hombre de confianza de los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner, fue procesado por la Justicia por enriquecimiento ilícito y tenencia ilegal de arma.
Ayer, la Unidad de Información Financiera (UIF) presentó otra denuncia contra el ex funcionario y sumó una causa más, esta vez por presunto lavado de dinero.
El imputado permanece detenido desde la noche del jueves en el pabellón psiquiátrico de la cárcel federal de Ezeiza, luego de manifestar una "conducta paranoide" al ingresar en la prisión que comparte con el ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime y el empresario Lázaro Báez.

Comentarios