País
Domingo 26 de Abril de 2015

En Mendoza citarán a los médicos por la gastroenteritis masiva en las PASO

El gran faltazo de autoridades de mesa llevó a la Junta Electoral a investigar si los certificados presentados son genuinos o  constituyen un delito. Los que se ausentaron deberán ir en junio

El gran faltazo de presidentes y vicepresidentes de mesa en las recientes PASO no quedará impune. Al menos así lo ratificó ayer el secretario electoral de la provincia, Alfredo Puebla, quien confirmó dos cosas: que los ausentes serán convocados  para la elección general del 21 de junio, y que los médicos que les firmaron los certificados por problemas de salud serán citados por la Junta Electoral para que rindan cuenta del  diagnóstico.
La Junta Electoral confía en que los ausentes asistirán a las generales. Puebla basó su optimismo en el siguiente argumento: “No creo que vayan a ser víctimas de un segundo cuadro de gastroenteritis en la próxima elección”.   
Consecuencias
Revelarse e insistir en la postura de no responder al llamado de la Junta Electoral puede mutar en un problema con la Justicia para los involucrados. La ausencia sin justificación de las autoridades de mesa está penada en la ley con prisión de 1 a 18 meses.
A esto se le puede sumar la detección de certificados médicos falsificados, que también es otro delito, conocido como falsificación de documento privado, que prevé la pena de prisión.
Para los médicos corre el mismo riesgo, ya que si se comprueba que el cuadro de salud nunca existió, se puede denunciar penalmente al galeno sospechado por falsificación ideal de documento privado.    
La citación de los galenos, cuyo número se desconoce, será puesta en marcha una vez que se concluya el escrutinio oficial definitivo. Puebla explicó a Diario UNO que “debo hacerlo porque ya no es sólo una voluntad mía sino una resolución, una orden de la Junta Electoral provincial exigiendo que se convoque a los profesionales para que presten declaración ante la Secretaría Electoral de la provincia”.
Gastroenteritis electoral
Todo se desató a raíz de la deserción masiva de las autoridades de mesa, el domingo 19, que generó severas complicaciones en el estreno de las PASO, con escuelas enteras sin autoridades y largos retrasos en el inicio de la votación.
Unos 1.800 presidentes y vice, sobre un total de 8.000 designados, renunciaron o faltaron sin previo aviso a cumplir con su obligación cívica, que sería retribuida con un pago de $300.
La declinación de las designaciones contó con un condimento propio de una comedia: una inédita epidemia de gastroenteritis atacó 48 horas antes del acto electoral exclusivamente a las autoridades de mesa designadas, que masivamente llegaban a la secretaría, certificado médico en mano, acusando la gran mayoría el mismo cuadro clínico.
Claramente la Junta Electoral concluyó que había gato encerrado y sin demoras resolvió que los médicos deberán ser convocados.
“Tenemos que hacer el listado de los profesionales, luego lo vamos a mandar al Círculo Médico para que nos aporten los domicilios y empezaremos con las citaciones. Antes de la próxima elección queremos tener resuelto este tema”, remarcó Puebla.
El secretario electoral detalló que “a los médicos se les informará de las posibles consecuencias penales por  emitir certificados cuyo contenido sea falso y luego se les solicitará que ratifiquen la firma y el contenido”.
Una elección más sencilla
“La elección del 21 de junio será mucho más sencilla porque en cada mesa habrá sólo tres listas y en algunos departamentos habrá cuatro como máximo”, advirtió Alfredo Puebla.
También recordó que “los que renunciaron a la convocatoria del 19 de abril deberán presentarse a la del 21 de junio porque ya están elegidos para esa votación”, explicando que “cuando hicimos la convocatoria a los ciudadanos designados se les informó,  en el mismo telegrama, que eran designados para la elección de las PASO y para la general”.
Con esto, continúa vigente para los que pegaron el faltazo la obligación de cumplir en las elecciones del 21 de junio con lo requerido por la Junta Electoral.

Diario Uno

Comentarios