Mundo
Martes 01 de Febrero de 2011

En medio de una profunda crisis económica, en Irlanda convocarían a elecciones adelantadas

Irlanda espera hoy la convocatoria a elecciones generales por parte de la presidenta Mary McAleese, quien primero deberá disolver el Parlamento. Los comicios, que en principio estaban previstos para 2013, se realizarán en medio de la debacle económica que sacude al país.

El primer ministro irlandés, Brian Cowen, anunció la semana pasada que pediría a McAleese la disolución del Congreso, requisito indispensable para fijar la fecha de los comicios adelantados a los previstos para 2013.

Las parlamentarias acontecen en medio de la debacle económica que sacude al país y, según sondeos, podrían marcar la peor derrota en la historia del partido gobernante Fianna Fáil (FF), en el poder desde 1987.

De acuerdo con las encuestas, el FF se ha convertido en la fuerza política más impopular de Irlanda ya que el electorado asocia la actual crisis financiera a una mala gestión del Ejecutivo, según despacho de la agencia cubana Prensa Latina.

Una encuesta difundida el domingo reveló que el opositor partido Fine Gael (FG) lidera las preferencias de los electores de cara a los comicios que se presume serán convocados para el 25 de febrero.

El FG obtuvo un 33 por ciento de respaldo mientras los Laboristas, su rival más cercano, recibió un 21 por ciento de apoyo, en tanto el gobernante FF alcanzó sólo un 16 por ciento en las preferencias.

La semana pasada Cowen adelantó las elecciones para el 11 de marzo, pero tuvo que reconsiderar la fecha debido a la presión de la oposición tras el abandono del Gabinete por parte del Partido Verde.

El Gobierno condicionó la convocatoria a las legislativas a la aprobación de la nueva Ley de Finanzas, que contempla los presupuestos generales para 2011 y los ajustes para los próximos cuatros años.

La ley aumenta los impuestos y recorta los gastos a cambio del rescate a Irlanda por parte de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional, estimado en alrededor de 67 mil millones de euros.

Télam

Comentarios