San Juan
Miércoles 11 de Enero de 2017

En exclusivo, el piloto de la avioneta estrellada rompió el silencio y celebró: "Estoy vivo después de todo"

En una nota exclusiva, Carlos Labado habló sobre lo sucedido, hace una semana, cuando la aeronave derrapó en una calle de Pocito, a metros del Aeroclub. Los detalles del momento preciso en el que se precipitó y no pudo evitar el siniestro.

Todo fue en una milésima de segundos. Cuando Carlos Labado se dio cuenta de que su motor no tenía la suficiente potencia para llegar a la base del Aeroclub. Entonces pensó en las escasas posibilidades de aterrizaje forzoso que tenía. La primera maniobra que realizó fue buscar visualmente un descampado, pero no pudo llegar. "Pude divisar una calle, pero me tuve que llevar por delante algunas cosas", ironizó luego del tremendo momento que vivió, según le contó en exclusivo a sanjuan8tv.

El relato siguió: "Me comentaron que el tren de aterrizaje quedó en el techo de una escuela, que me llevé por delante un pararrayo. Después un árbol; creo que fue "el árbol de mi vida" porque es el que evitó que ésto no fuera peor. Cuando caí pensé "estoy vivo después de todo", contó.

En ese momento de despiste hubo minutos de shock y la memoria quedó en blanco. Carlos recuerda que había un hombre que trataba desesperadamente de sacarlo de las chapas destrozadas de la nave fumigadora. Cuando pudo abandonar la cabina, su conciencia vino en sí. Carlos dijo que recuerda todo y que pudo comunicarse con sus seres queridos para manifestarles lo que había ocurrido. También recibió asistencia.

Una semana después de este episodio que marcó su vida, el piloto asumió que aún no fue evaluado psicológicamente, pero aseguró sentirse bien tras el shock.

Labado tuvo un accidente similar cuando tenía 25 años, pero en un contexto distinto porque le tocó aterrizar en una zona despoblada. No fue este el caso ya que se precipitó en cercanías a una escuela pocitana a metros del Hangar.

Por éste, y otros acontecimientos producido en la provincia, sobre avionetas que derrapan, dijo que "hay que destacar que la aviación es una de las actividades más riesgosas de la provincia". Sin embargo, quiso hacer hincapié en que "las naves que tiene la provincia están muy bien mantenidas".

Pero más allá de todos los detalles técnicos, Carlos releva la importancia de haber podido sobrevivir al espanto hecho que casi le cuesta la vida. "Dicen que ahora tengo dos cumpleaños", sonrió.


Embed


Comentarios