Domingo 05 de Junio de 2016

En el Día Mundial del Medio Ambiente los ecologistas reclaman sobre el tráfico ilegal de los animales

El yaguareté, el elefante y el tigre son algunos de los animales emblemáticos que están en serio peligro de extinción. La campaña 2016 “Feroz por la vida” invita a reflexionar sobre la conservación de la biodiversidad.

El 5 de junio es para la reflexión. Un llamado a la concientización de los efectos negligentes del hombre sobre su hábitat natural. Es el Día Mundial del Medio Ambiente: una jornada que brega por la protección, la conservación del planeta, que estimula la acción responsable en términos sociales, culturales, políticos y corporativos y que promueve la incorporación de todo el mundo a comportamientos que alivien los castigos a la madre tierra.
Las formas de celebrar o conmemorar una efeméride de resonancia mundial se multiplican por cada país y por cada año, pero su identidad es inmutable: educar y concientizar sobre la actitud personal frente al medio ambiente. Repensar el efecto, el impacto que cada acto replica en la tierra es la propuesta de las Naciones Unidas para promover la sensibilización y la adopción de conductas piadosas al hábitat.
El Día Mundial fue establecido por la Asamblea General de la ONU como una medida para recordar y homenajear la conferencia celebrada el mismo día en 1972 en Estocolmo, Suecia. Aquel 5 de junio se aprobó la formación del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y desde entonces se ha convertido en una plataforma internacional de difusión pública de educación ambientalista.
Para la edición 2016, se hace hincapié en la lucha contra el comercio ilícito de fauna y flora silvestres. Bajo la consigna "Feroz por la vida" ("Go Wild for Life"), se fomenta la divulgación de una plaga que erosiona la biodiversidad, socava las economías, la seguridad, las comunidades y amenaza la supervivencia de cientos de especies que integran el preciado patrimonio natural. No resulta antojadizo que la movilización haga base este año en Angola, una nación que conserva los vicios de una guerra civil de casi dos décadas y que apuesta por una reconstrucción social amparándose en políticas de conservacionismo: salvaguardar su vida silvestre rica, uno de sus programas baluartes.
La ONU, de manera indirecta por sus programas anexos, invita hoy a la movilización práctica y conceptual contra el flagelo de la comercialización ilegal de la vida silvestre. Las nueve especies más amenazadas en el mundo por la pérdida de hábitat natural, la caza indiscriminada y efectos relacionados con el cambio climático son apenas una postal del contexto general que azota a la biodiversidad del planeta. El 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente, un día dedicado a exacerbar la necesidad de propagar campañas de protección y programas de conservación.

Comentarios