País
Domingo 19 de Julio de 2015

En el 45% de los hogares pobres, los chicos no terminan la secundaria

Y el 40 por ciento de los adolescentes repiten el año. Son las conclusiones de un relevamiento de la Universidad Católica Argentina efectuado en los barrios más carenciados de la ciudad y la provincia. Alarma la ampliación de la brecha social.

En casi el 45 por ciento de los hogares pobres de la provincia los jóvenes no finalizaron la secundaria y no asisten a la escuela. Y cerca del 40 por ciento de los adolescentes de entre 13 y 17 años de los estratos sociales bajos tiene problemas de rendimiento y repitió el año. En la capital provincial, la situación de exclusión afecta al 31,2% de los jóvenes pobres. 
En paralelo, el 65 por ciento de los jefes de hogar encuestados no logró finalizar la escuela media, dato que alarmó a la gobernación por su impacto en la reproducción de situaciones en el hogar y en las oportunidades de los niños, adolescentes y jóvenes que residen en zonas carenciadas.
 Los indicadores son parte de un extenso relevamiento efectuado por el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) en 500 hogares de 10 barrios vulnerables de la ciudad de Santa Fe, Rosario y Villa Gobernador Gálvez.
 Se trata del mismo equipo que la semana pasada divulgó, en medio de una fuerte polémica con el gobierno nacional, que la pobreza en el país alcanza a casi el 30 por ciento de la población, unos 11 millones de argentinos. Y una proporción similar en el territorio santafesino, según admitieron las autoridades locales.
El trabajo, realizado en el último cuatrimestre del año pasado, surgió tras la firma de un convenio con el gobierno de Antonio Bonfatti. Sus resultados sirvieron como diagnóstico para la implementación del Plan Abre, el programa de intervención integral de la Casa Gris en 41 barriadas conflictivas de cinco localidades de la provincia.
 El relevamiento académico, editado en formato de libro, es una verdadera radiografía de la pobreza en la región. La encuesta indagó sobre la infraestructura urbana en los barrios, el acceso a los servicios, la inclusión educativa, la atención sanitaria, el uso del espacio público y la inseguridad.
 El apartado relacionado a la educación arroja conclusiones relevantes, teniendo en cuenta el impacto del acceso a la formación como canal de contención social y herramienta para la capacitación.
 El sondeo resalta que “las situaciones de exclusión educativa aumentan conforme se incrementa la edad: en los hogares con niños (5 a 12 años) la exclusión es del 1,9%, en hogares con adolescentes (13 a 17 años) es del 12,7% y alcanza al 44,7% en aquellos con jóvenes (18 a 24 años)”. 
En Gálvez, el problema es mayor que la media (64,7%) y es menor en la ciudad de Santa Fe (31,2%), en Rosario el porcentaje de hogares con jóvenes que no asisten a la secundaria y no la finalizaron es del 45,9%.
 El abandono escolar por lo general es antecedido por situaciones de dificultades en la asistencia y en el rendimiento escolar. Al respecto, se verifica que para el total de los hogares relevados, el problema de rendimiento (repitencia) alcanza al 11,9% de los hogares con niños y niñas; mientras que para el total de hogares con adolescentes ese porcentaje es 38,1%.
 Desde la UCA y el gabinete social de la provincia remarcaron que debe prestarse “particular atención a los barrios económica y socialmente más desfavorecidos, ya que es allí donde los problemas de permanencia y rendimiento resultan más profundos”.
 Un dato revelador es que el 65% de los jefes de hogar encuestados no logró finalizar la escuela media. Esta información alertó a los investigadores de la UCA y el gabinete social por la reproducción de situaciones en el hogar y en las oportunidades de los niños, adolescentes y jóvenes que residen en esos barrios.  “Un hábitat y un entorno familiar, comunitario y educativo adecuado es condición de posibilidad para minimizar las situaciones de exclusión y desigualdad en la distribución de oportunidades educativas”, señala la publicación.
 El informe detectó que no hay vínculo directo entre déficits académicos e infraestructura educativa. Solo el 9% de los hogares no cuenta en sus inmediaciones con jardín de infantes; el 7,8% no tiene una primaria cerca y el 11,8% no posee una secundaria cercana.

Guillermo Zysman / Diario La Capital.

Comentarios