Mundo
Lunes 01 de Febrero de 2016

En Damasco hubo un atentado del Estado Islámico que intenta hundir las negociaciones de paz

En Ginebra, los grupos opositores exigen a Bashar Assad que permita el paso de ayuda a las ciudades que ha cercado y cese de bombardearlas.

La oposición siria amenazó con abandonar las conversaciones de paz iniciadas el viernes en Ginebra si el régimen de Damasco no mejora la situación humanitaria en el país. A la vez, Damasco sufrió un doble atentado suicida que dejó 63 muertos en un distrito shiíta.
  El portavoz de la oposición, Salem Muslit, dijo que las fuerzas opositoras se habían trasladado a Ginebra para abordar como primer asunto con el enviado especial de Naciones Unidas, Staffan de Mistura, la necesidad de mejorar la situación humanitaria. “Si esto ocurre, comenzaremos a negociar”, explicó. En caso contrario, no habrá ningún motivo para permanecer en Ginebra, amenazó.
  Por otra parte, el jefe de la delegación gubernamental, Bachar Jaafari, aseguró que el gobierno sirio quiere el cese del derramamiento de sangre en el país y enfatizó que “la lucha contra el terrorismo tiene la máxima prioridad”, pero acusó a la oposición de haber retrasado con su actitud varios días el inicio de las conversaciones de paz. Para el régimen de Damasco, “terrorismo” incluye no sólo al Estado Islámico o Al Qaeda sino también a las fuerzas rebeldes laicas moderadas que lo enfrentan.
  El viernes De Mistura había dado inicio al encuentro con la delegación gubernamental sin la presencia de la oposición. Después de varios días de discusiones, el denominado Alto Comité para las Negociaciones, que aglutina a los principales grupos opositores, decidió enviar el sábado una delegación a Ginebra.
  Invocando una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU del mes pasado, los opositores exigen al régimen de Bashar Assad, antes de participar en las negociaciones, el cese de los cercos militares de las ciudades rebeldes, la entrega de ayuda humanitaria a la población necesitada, el cese de los bombardeos contra civiles y la puesta en libertad de presos, sobre todo de mujeres y niños. “Si solo llegara un camión con ayuda humanitaria, esto facilitaría las negociaciones”, dijo Muslit. “De esa manera el régimen demostraría que tiene buena voluntad. Si ellos dan un paso, nosotros daremos diez”. Ocurre que, según denuncia de Médicos Sin Fronteras y otras ONG, el régimen rechaza la mayoría de los pedidos de la Cruz Roja y otras organizaciones para enviar ayuda humanitaria a Madaya y otras ciudades sitiadas por sus tropas. Decenas de personas han muerto de hambre en Madaya, cerca de Damasco.
  Estados Unidos llamó a las partes a no desperdiciar esta oportunidad. El secretario de Estado nortamericano, John Kerry, advirtió que los esfuerzos diplomáticos por lograr una solución al conflicto, que ya se ha cobrado la vida de al menos 250.000 personas y desatado una de las peores crisis humanitarias desde la Segunda Guerra Mundial, son decisivos. “Llamo a ambas partes a tomar seriamente esta oportunidad”, instó en un mensaje este domingo. “Sin negociaciones continuará el derramamiento de sangre hasta que la última ciudad quede hecha escombros y hasta que toda casa, toda infraestructura y todo rastro de civilización queden destruidos”, alertó.

En zona shiíta. En tanto, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos reportó al menos 63 muertos en un doble atentado en un distrito shiíta de Damasco. Claramente, el atentado perpetrado por dos kamikazes, buscó dañar las negociaciones en Ginebra. Entre los muertos había numerosos civiles y 16 combatientes de una milicia leal al régimen de Assad, indicó el Observatorio. Además de los fallecidos se estima que hay decenas de heridos graves.
  Un coche bomba estalló cerca de un puesto de control, seguido de la explosión de un suicida en medio de una multitud. En un mensaje de Internet, el grupo Estado Islámico reivindicó el atentado. Es grupo asumió en el pasado ataques similares en Siria, donde controla gran parte del territorio, dominio que extiende a Irak. En los cinco años de guerra civil murieron más de 250.000 personas, según la ONU. Para el Observatorio los muertos ya superan los 320 mil.
  De Mistura quiere lograr cuanto antes un cese del fuego y una mejora de la situación humanitaria. La hoja de ruta de la comunidad internacional prevé que en Ginebra se forme un gobierno de transición y se elabore una Constitución. Después deberían celebrarse elecciones libres en un plazo de 18 meses. Kerry aseguró ayer que nada podría frenar tanto al Estado Islámico (EI) como una solución política en Siria. La gravísima crisis de refugiados en Europa tiene su origen en la guerra siria y en su extensión a Irak por obra del EI. Las implicancias de que cese este conflicto para Europa son así enormes.

Comentarios