País
Viernes 19 de Febrero de 2016

Emocionante: la mamá de Ángeles Rawson habló por primera vez

Jimena Aduriz rompió el silencio a siete meses de que condenaran a Jorge Mangeri: "Me pasó de querer morirme para estar con ella", reconoció.

El crimen de Ángeles Rawson en 2013 fue uno de los más mediatizados de los últimos tiempos. En el transcurso de la causa hablaron innumerables personajes, abogados, familiares y amigos, entre otros. Pero la madre de la víctima, Jimena Aduriz, nunca se había expresado hasta hoy, cuando el caso ya está cerrado y Jorge Mangeri, portero del edificio donde vivía la joven, fue condenado a cadena perpetua por ser considerado el autor material del crimen.
"Estamos rearmándonos y es muy difícil porque nos falta una pata. Cuando uno vive la muerte de un hijo, hermano o una hija, como padre, madre o hermano, es tremendo. Hace dos años y medio que no la tengo más a Ángeles y sin embargo la extraño como si fuera el primer día", comenzó.
Criticó duramente a los medios, sobre todo porque en su momento sembraron dudas sobre su marido, Sergio Opatowski: "Estuvimos 14 horas en la fiscalía y uno de los chicos podía comunicarse a las cortaditas con sus amigos que le iban diciendo lo que se estaba gestando afuera. Decían que apuntaban hacia la figura de mi marido Sergio como principal sospechoso y yo no entendía por qué. Vi que se hizo un reality show y se faltó a la ética fundamental del comunicador social y ese paso antes, como en todos los casos, fue mi hija".
Al respecto, sentenció: "Quiero llamar a la reflexión a todas las personas que intervinieron de este reality show, desde los más amarillistas hasta los menos, y voy a citar una sola cosa que a mí me dio muchísimo dolor. Primero, que se pusiera en duda lo que yo amé a esa criatura y lo que la amo. Segundo, que se pasara una cámara de mi hija yendo al camino de su muerte. Llamo a la reflexión y pregunto a todos los que intervinieron, ¿qué hubiera pasado si hubiera sido uno de sus hijos?".
Aduriz también recordó el momento de la condena a Mangeri: "Me quedé sin aire. Sentí alivio porque fue ejemplar, porque es lo que se merece, pero por otra parte sentí que la habíamos vuelto a enterrar a Mumi por todo lo que significó el juicio en términos de volver a vivir toda la experiencia y los testimonios y todo lo que se dijo que uno desconoce".
Emocionada, recordó cómo era Ángeles: "Era muy especial. Muchos me dicen y yo me voy a terminar convenciendo de que fue un ángel con una misión. Era una persona muy íntegra, muy madura. Siempre le decía que admiraba en ella esa forma en que decía las cosas, las decía de una manera no frontal pero era plantada en su posición. Era muy involucrada en temas que quizá por su edad llamaba la atención".
"El último acto de su vida que fue proteger su integridad y no dejar que Mangeri la violara fue como el corolario de su vida. Era una nena que estaba en contra del aborto y lo publicaba en Facebook y polemizaba con quien estuviera o no de acuerdo. Ella creía que no debía haber más Candelas. Creía en la grandeza de la patria, creía en la responsabilidad solidaria", agregó.
En el final, elogió enormemente y se sintió identificada con la marcha #NiUnaMenos: "Fue un grito de la sociedad. Como ciudadana mujer me tocó profundamente, como mamá de una hija muerta por el hecho de ser mujer. Ese día fuimos a la plaza, fue emocionante la cantidad de gente.
Fuente: Infobae
 

Comentarios