Mundo
Miércoles 12 de Octubre de 2016

Emborrachó a una mujer para tener sexo y lo condenaron por violación gracias a un video

El hecho ocurrió en Toronto, Canadá. En el juicio se tomaron en cuenta, entre otras pruebas, las imágenes en de se ve a la muchacha junto a su abusador. "Ella lucía desorientada, confundida y sin conciencia de lo que estaba ocurriendo", dijo la jueza en su fallo.

Un hombre, que embarrchó a una mujer para tener sexo con ella, fue condenado a prisión gracias a las imágenes que captaron unas cámaras de video vigilancia.
El hecho ocurrió en Toronto, Canadá, y el hombre que fue hallado culpable fue identificado como Moazzam Tariq.
De acuerdo a los datos que trascendieron del proceso judicial, todo sucedió cuando la joven, identificada como K.S., fue a bailar al club nocturno The Everleigh, en Toronto, la madrugada del 18 de julio de 2015. Eran las 2:21 cuando un promotor al que conocía de antes le presentó a Moazzam Tariq, de 29 años.
Sólo cuatro minutos después de conocerla, Tariq le ofreció beber un vaso de vodka. Ella lo rechazó. Insistente, él la tomó del brazo y la hizo beber de la botella. La escena se repitió tres veces.
Embed
K.S., que a esa altura ya estaba bastante ebria, apoyó sus rodillas sobre uno de los sillones para revisar sus celular. Mientras le daba la espalda, Tariq la cacheteó en las nalgas. Luego se montó sobre ella.
Sólo 13 minutos después de haberse conocido, él la abrazó y se la llevó del local. A las 2:37 llegaron al hotel Thompson, donde Tariq reservó una habitación. Ella se tambaleaba y apenas podía mantenerse en pie. Poco después se ve cuando ingresan al ascensor antes de ir al cuarto. Es la última imagen que se vio de ellos aquella noche.
Cuando se levantó a la mañana siguiente, K.S. no recordaba casi nada de lo que había ocurrido. Pero se sentía violada y tenía grabada la imagen de un hombre desnudo subido encima suyo. Cuando fue a la Policía para denunciar lo ocurrido, le encontraron semen en la vagina. Estudios posteriores confirmaron que era de Tariq.
Con esa constatación y la evidencia fundamental de los videos registrados en el club nocturno y en el hotel, la jueza Mara Greene encontró al acusado culpable del delito de abuso sexual.
"En mi opinión, la única inferencia razonable que se puede hacer de las pruebas es que K.S. estaba desorientada, confundida, sin conciencia de lo que estaba ocurriendo. No tenía en ese momento la capacidad de consentir el acto sexual", dijo la magistrada en el fallo.

Comentarios