Deportes
Martes 04 de Enero de 2011

Ellas al volante

Son mujeres y tienen grandes aspiraciones. No se achican ante el desafío del Dakar y se atreven a la aventura. Viven la competencia como una de las experiencias más placenteras.

Todo indica que es un espacio, una actividad y una pasión masculina. Sin embargo ellas lo desmienten. Compiten de igual a igual, inspiran respeto, no se achican y van de frente. Son mujeres y se atreven una vez más a la aventura del Dakar. Son 11 en toda la competencia y con tres de ellas dialogó Ovación. Se refrieron a su elección y a la manera en que “sobreviven” en un ambiente que se presume machista.

La condiciones de la estadía no son las más confortables pero ellas no reniegan de ello. Son apasionadas del deporte motor y más allá del sacrificio que significa viven el Dakar como una de las experiencias más placenteras. Ellas le ponen más que glamour a la competencia. Son mujeres, son pilotos, son pura entrega y desafían el camino con el propósito de superarse.

Camelia Liparoti lleva el número 259 en su espalda. A bordo de su cuatriciclo de Yamaha fue la primera mujer en arribar el sábado por la tarde al campamento en Victoria. Es la única de su género compitiendo en Quads. Es periodista, nació en Italia pero representa a Francia ya que actualmente vive en Chamonix Valley. En su Yamaha Raptor 700 cc está acompañada por una pequeña pantera rosa y de ese mismo color viste (incluso el casco es fucsia): “El cuatri está muy negro por eso quise ponerle un poco de color con mi vestimenta y algunos detalles”, señaló Camelia.

“Es mi tercer Dakar. Realmente me gusta esta aventura. Este año tengo un nuevo cuatri, entonces será una nueva experiencia”.

En cuanto al hecho de estar inserta en un ambiente mayoritariamente masculino, Camelia explicó que la comodidad o incomodidad “depende de la mujer. Si te gusta este ambiente te sientes normal. No hay machismo y sí mucho respeto”.

La italiana tiene una meta trazada para esta vuelta: “Mi propósito es terminar y clasificar entre las primeras 10”.

Annie Seel llegó desde Estocolmo, Suecia. Da temor verla sobre su KTM. Se la ve tan pequeña en una moto de gran porte, pero a la vez genera admiración e inspira seguridad. Con el número 56 Annie defenderá el título que obtuvo en 2010, cuando se consagró ganadora de la Ladies Cup.

“Llevo cinco años participando en el Dakar. En todos llegué a la meta”, remarcó la sueca.

Según Annie lo más impactante de este rally es “la gente que nos acompaña y alienta, no solamente en la ruta cerca de las ciudades sino también en medio del campo. El público es fenomenal”.

Luego de cinco años marcando presencia en esta competencia, la experiencia le permite asegurar que “para la mujer es más difícil porque son motos muy grandes y no es sencillo dominarlas. Pero esta es mi pasión. Amo manejar la moto en el desierto, viajar y conocer gente”.

Si bien reconoce que el rally se caracteriza por ser un ámbito masculino, Annie manifestó: “Para mi todo esto es normal. Me siento totalmente respetada. Es una carrera muy dura y todo necesitan ser respetados y acompañados”.

En su quinta participación su objetivo es volver a liderar el podio femenino; “Me propongo ganar entre las mujeres y entrar en el top 40 de la general”.

Silvia Giannetti también compite en moto. Luce el número 71 y es la primera mujer italiana en que se atrevió a la categoría motos. Su debut fue en 2010 y en esta edición se se subió a una KTM. Tiene mucha experiencia en pista y también en rallies como Túnez, Marruecos y Faraones.

“Es mi segunda participación en el Dakar. El año pasado tuve mi primera experiencia, también en Argentina, y finalicé segunda en la categoría femenina”.

A esta edición llegó con “ganas de terminar. Si se logra estar entre las primeros tres, mejor. Pero es una competencia tan dura que llegar es el primer objetivo”.

Evangelina Ramallo

Comentarios