País
Jueves 06 de Octubre de 2016

El tiempo para pasar a Chile tendría que ser sólo ser de 30 minutos

El resultado se obtiene del promedio de los trámites que hay que realizar en aduanas y migraciones

El próximo lunes es feriado y se proyecta que crucen a Chile alrededor de 30.000 personas si se repiten las cifras del año pasado. Sin embargo, empleados de la Aduana aseguran que el flujo de vehículos se viene incrementando año a año desde el 2014, por lo tanto, ese total podría elevarse aún más.
Como es costumbre en cada fin de semana largo, la mayoría aprovecha para visitar el vecino país, para ir de compras. Tentados por la avalancha de ofertas traen valijas llenas de ropa y el baúl repleto de juguetes y productos electrónicos.
La contrapartida de comprar más barato es que nadie puede zafar de las demoras en la cordillera que suelen traducirse en colas interminables y largas horas de espera.
La escena se repite desde hace décadas y por eso, el Corredor Andino es una de las principales preocupaciones de las empresas que realizan transporte internacional y de los usuarios particulares que quieren transitar. Cada gobierno realiza reuniones desde hace años, para agilizar el flujo y encontrar una solución, pero hasta ahora los problemas continúan sin resolverse.
En teoría cruzar a Chile no debería demorar más de 30 minutos si se contempla el tiempo calculado en cada uno de los cinco controles que exige el paso: migraciones y aduanas de cada país y controles agrícolas y sanitarios.
Sin embargo, estas cifras suministradas por los empleados de la Aduana, nunca terminan por cumplirse. El tiempo se dilata por falta de infraestructura, personal y por los mismos usuarios que desconocen la normativa de lo que se puede y no pasarse, de los impuestos exigidos y principalmente porque en muchas ocasiones intentan ocultar mercadería, ralentizando todo el proceso.
Según esta fuente, se estima que en los últimos tres años subió el 200% el flujo de vehículos, pero no hubo un aumento equiparable del personal que atiende ni del equipamiento. En total funcionan seis carriles diarios para atender toda la demanda y 10 carriles durante contingencias (feriados).

PASO-1.jpg

Otro de las situaciones que empeoran el escenario es que pese a que está informado, muchos mendocinos continúan infringiendo las leyes tratando de pasar objetos y productos que están prohibidos. En 2015 se labraron 100 actas y en lo que va del año ya se superaron las 1.000.
El régimen de equipajes impide pasar la frontera con productos no comprendidos en el Código Aduanero. Los artículos que este régimen no considera como equipajes son la mercadería con finalidad comercial, las armas de fuego, los repuestos para cualquier tipo de vehículo, los materiales de construcción, muebles nuevos o usados y artefactos de la denominada línea blanca –heladeras, freezers, cocinas, estufas, lavarropas, secarropas y lavavajillas–.
Tener que realizar controles más estrictos por ocultamiento de mercadería genera un alto costo de tiempo que repercute en todo el flujo generando colapsos y demoras. Se calcula que de 10 autos que ingresan a la Aduana, los 10 traen mercadería, 8 exceden el régimen de equipaje y 4 ocultan o cometen infracciones con sus compras.

paso-2.jpg

Comentarios