Ovación
Viernes 26 de Febrero de 2016

El tatuaje del Burrito que enloquece a los hinchas de River

Con goles del "Morro" García (2) y el "Chiqui" Pérez, en contra, el "Tomba" se impuso 3 a 2 ante el "Taladro". Santiago Silva, de penal, y Giovanni Simeone marcaron para el equipo de Claudio Vivas.

Banfield y Godoy Cruz se vieron las caras en el inicio de la quinta fecha del Grupo 1 del campeonato doméstico. Con la propuesta de un fútbol ofensivo, los equipos protagonizaron un entretenido partido en el Florencio Sola.
La velocidad de Guillermo Pol Fernández, junto con la potencia de Santiago García y Jaime Ayoví, fueron los argumentos del Tomba para lastimar a la última línea local. En cambio, los de Claudio Vivas apostaron por la calidad de Walter Erviti y la jerarquía de Santiago Silva. El mediocampo fue una zona de tránsito y el pleito se desarrolló, en su mayoría, cerca de las áreas.
Sobre el primer cuarto de hora Giovanni Simeone tuvo la ocasión más clara para abrir el marcador. Tras un interesante desborde, el ex River se sacó de encima a su marca con un enganche fantástico, que incluyó un taco. Sin embargo, el hijo del Cholo pecó de egoísta, porque intentó definir ante la salida de Rodrigo Rey en lugar de asistir a su capitán para que termine la acción con el arco vacío. Al delantero le faltó levantar la cabeza para concluir su obra.
Cuando el cronómetro de Diego Abal marcaba la media hora, el conjunto mendocino consiguió festejar el 1 a 0. La intervención del ex Boca significó el inicio de la conquista, dado que el volante buscó al ecuatoriano para que improvise un taco que rebotó contra el palo. Con la defensa descolocada, el Morro aplicó su oportunismo y festejó el triunfo parcial.
De todos modos la alegría duró poco. Un grosero error del árbitro le dio la posibilidad al Taladro de llegar al empate. El colegiado sancionó una supuesta mano de Luciano Abecasis adentro del área y Santiago Silva intercambió el regalo por gol: 1 a 1.
A pesar del juego brusco que se estableció en el complemento, el vértigo no mermó. Las ocasiones desperdiciadas por Simeone y los contragolpes propuestos Pol Fernández mantuvieron el destino del pleito abierto. Además, Sebastián Méndez demostró que no se conformaba con el empate al enviar a la cancha a David Ramírez.
La catarata de emociones que se vivieron en el desenlace se relacionó a la perfección con el transcurso de la noche. La desgracia del "Chiqui" Pérez, a los 40 minutos del segundo tiempo generó la desazón en el público. El sacrificio realizado durante todo el duelo se desvanecía por la mala fortuna del ex Belgrano.
Sin embargo, el central se hizo cargo del tanto en contra y fue a buscar el punto salvador. En una pelota parada ejecutada por Erviti, el defensor con pasado en Boca ganó en el área rival y le dejó el grito servido a Simeone para que Banfield se descargue con el 2 a 2.
Así, cuando parecía que no había tiempo para nada más, los del Gallego sacaron del medio, triangularon con serenidad y profundizaron para la proyección de Abecasis, quien se asoció con García. El uruguayo capitalizó la pésima salida de Hilario Navarro y selló la victoria en el alargue. Godoy Cruz sumó su tercer triunfo consecutivo y demostró, una vez más, tener motivos para seguir emborrachando a los bodegueros que se ilusionan con dar pelea. En Mendoza no alcanzarán las damajuanas de tinto para celebrar la hazaña.

Comentarios