Caso Leslie Arustizia
Sábado 10 de Septiembre de 2016

El Pueblo se unió para decirle adiós a Leslie y elevó una oración por su alma

Luego de haberse manifestado muestras de respeto y afecto a la familia en el velorio, se realizó una misa y la posterior inhumación de sus restos. Un aplauso y un pedido de justicia para no olvidar.

En la Iglesia de Concepción, una oración comunitaria y sentida se elevó masivamente hacia el cielo. Fue para pedir por el alma de la jovencita Leslie Arustizia a quien le arrebataron su corta vida producto de la imprudencia y la ineptitud que aún se manifiesta en la sociedad.

Luego de haber acompañado a la familia durante largas y amargas horas junto a su cuerpo en la cochería, se ofició una misa por su eterno descanso que terminó con la inhumación de sus restos en el Cementario Parque Alborada. Los aplausos, los ruegos y el llanto de dolor reinaron en las calles sanjuaninas luego de la estremecedora historia.

Mientras tanto, el novio de la joven pasa sus horas intentando recuperarse físicamente aunque el golpe al alma será mortal. Esa mañana de jueves no pudo haber imaginado que todo acabaría para ellos. Tal vez recordará el último diálogo, la última mirada, el sonido de su voz; pero nunca logrará volver el tiempo atrás ni siquiera pudiendo evitar lo atroz del momento. Leslie y Franco ya no estarán más juntos. Que esa historia tan desgarradora pueda enseñar a todos los conductores de vehículos –cualquiera sea- que aprendan a respetar la vida.

Comentarios