Mundo
Jueves 27 de Enero de 2011

El presidente de Sudáfrica pidió "calma" tras la internación de Mandela

Jacob Zuma insistió con que la permanencia del ex mandatario en el hospital se debe a un chequeo. Sin embargo, se presume que Mandela sufre problemas pulmonares.

Tras la preocupación y los rumores que generó la sorpresiva internación de Nelson Mandela, el propio presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, pidió este jueves "calma y contención" a la población.

Zuma se vio obligado a hablar de la salud del ex presidente desde Suiza, donde asiste al foro económico de Davos. "Dada su edad, ha sido conducido al hospital para un chequeo. Estoy seguro de que los chequeos son más frecuentes que cuando era un joven sano", aseguró el mandatario.

Mandela fue hospitalizado en la noche del miércoles en un centro asistencial de Johannesburgo por "chequeos de rutina", según fuentes médicas. Sin embargo las declaraciones del obispo Desmond Tutu (que calificó su estado de salud como "frágil"), además de las pocas noticias que se tienen y el hermetismo de las autoridades al respecto, llenaron de incredulidad e incertidumbre en la opinión pública.

Aunque las fuentes oficiales dicen que se trata de un chequeo rutinario, parece que "Madiba" (como es conocido por el pueblo sudafricano) sufre problemas pulmonares (ya sufrió tuberculosis en los años 80).

Fuentes cercanas al ex presidente indicaron a Reuters que Mandela se recupera de un neumotórax (acumulación de aire en el espacio que rodea los pulmones) y podría recibir el alta este mismo viernes. Previamente, los medios sudafricanos habían señalado que el ex presidente había consultado con un neumólogo y podría sufrir una pulmonía.

Tras su ingreso al hospital, a lo largo de este jueves han sido numerosas las voces que apelaban a la calma, mientras la familia de Mandela (incluida su actual esposa, Graça Machel, y también su ex mujer, Winne Mandela) lo visitaba.

La Fundación Mandela y su partido, el Congreso Nacional Africano (ACN), salieron también al cruce de las versiones más escépticas y en sintonía con Zuma transmitieron tranquilidad a la población. "Es sólo un test rutinario", dijeron desde la Fundación, mientras que el ACN (en el poder desde 1994), indicó que "Madiba tiene 92 años y ya no es un hombre joven (...) Se ocupan bien de él en el hospital".

Fuente: elmundo.es
 

Comentarios