Mundo
Martes 25 de Enero de 2011

El presidente de Rusia pidió renuncias luego del atentado que dejó 35 muertos en Moscú

Dmitri Medvedev criticó a los encargados de los controles aeroportuarios y sostuvo que varios funcionarios serán destituídos.

El presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, criticó a los encargados de los controles aeroportuarios y sostuvo que varios funcionarios serán destituidos. Ayer un atentado en el aeropuerto más grande de Moscú dejó al menos 35 muertos.

"Ordeno al Ministerio del Interior que proponga dimisiones u otra clase de medidas para los responsables de la seguridad en el transporte", declaró Medvedev luego de una reunión con las autoridades del Servicio Federal de Seguridad (FSB).

El mandatario ruso también exigió que haya dimisiones entre "los altos cargos" de los servicios de inteligencia, indicó la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

Madevedev también sostuvo que la amenaza de atentados en Rusia "es mayor que en Estados Unidos", a la que vez que el ataque de la víspera "es un enésimo desafío lanzado al Estado por los bandidos".

"El terrorismo sigue siendo la principal amenaza para la seguridad del Estado y de todos los ciudadanos rusos", dijo el presidente ruso.

Medvedev dijo que según los primeros peritajes "en el lugar del atentado sencillamente reinaba la anarquía" por lo que ordenó que se aumenten las medidas de seguridad.

En tanto, una fuente bajo condición de anonimato dijo que el ataque de la víspera "tiene las modalidades de los terroristas provenientes del Cáucaso del Norte", en referencia a los extremistas islámicos que quieren la secesión del país.

"La explosión ocurrió cuando la presunta kamikaze, parada junto a un hombre, abrió una bolsa. El hombre resultó decapitado por la explosión", precisó la fuente.

"No hay que descartar que los terroristas tuvieron la intención de dejar la bolsa con la bomba en la sala de arribos, y que la explosión haya ocurrido accidentalmente, o bien que la misma haya sido accionada con un telecomando a distancia", dijo, sin embargo, el informante.

Las caucásicas regiones de Daguestán, Chechenia e Ingushetia son constantemente víctimas de atentados islamistas, aunque no de semejante magnitud.

En marzo del año pasado, un doble ataque suicida en el subte moscovita causó la muerte de 38 personas.

Comentarios