Policiales
Sábado 17 de Septiembre de 2016

El policía que salvó a Benjamín: "Perdí a mi beba por no poder reanimarla ahora me siento feliz"

Con silencios y tragando saliva por la angustia de recordar pero con la tranquilidad y la sensación de haberlo logrado esta vez, Rolando Navas habló con sanjuan8.com y contó su historia. También participó de un parto casero en 2006.

Rolando Navas escuchó lo que estaba sucediendo por el radio transmisor mientras realizaba tareas de patrulla en calles Vidart y Doctor Ortega. En ese momento, supo que él tenía que ayudar en medio del caos y la conmoción que se estaba produciendo en el puesto policial del barrio UDAP 3. Un bebé había llegado casi sin signos vitales en brazos de su madre, quien lloraba desesperada. No pensó en nada más que en poner las balizas y la sirena y, acompañado de la moto del agente José Esteban, llegó al lugar a toda marcha.

"Habían cerca de 10 personas, todas convulsionadas. Lo primero que hicimos fue sacarlos a todos afuera y quedarnos con el bebé. En ese momento, él tenía las orejitas moradas y el color no era el habitual. No le escuchábamos los latidos del corazón. Creíamos que ya estaba muerto", relató Rolando a sanjuan8.com. De inmediato, el cabo de la seccional 25º comenzó a hacerle masajes cardiacos. Mientras lo hacía, escuchaba los gritos y llantos de desesperación de la madre que aguardaba un milagro y tuvo un lapsus. Un mal recuerdo lo remontó a casi 4 años atrás. Rolando había ido con su familia al Camping de Rivadavia cuando su beba "Milagros" de dos meses y días, comenzó a llorar desesperadamente. "Luego, el silencio. No lloró más. Creímos que se había broncoaspirado con leche o tal vez fue una muerte súbita. El caso es que me sentí culpable porque no pude hacer nada para salvarla. La reanimación no funcionó"; Rolando, de vuelta a la realidad, se concentró en hacer todo lo que le indicaba la agente Tatiana Mena.

Ella recibía información vital desde el 107 y el COP que le aportaban información sobre los procedimientos. De igual forma, Rolando ya había hecho cursos de primeros auxilios. "Me di cuenta que estaba vivo cuando comenzó a mover las manitos. Su color iba cambiando poco a poco", Benjamín estaba reaccionando, según contó.

La ambulancia llegó 20 minutos después y el paramédico supo felicitarlos por la labor y el esfuerzo porque le salvaron la vida. Todo lo que hicieron sirvió para que hoy Benjamín esté con su mamá, en perfecto estado a punto de volver a casa. Rolando recibió el llamado de su mujer cuando se enteró. "Me felicitó y se puso muy feliz por lo ocurrido. Gracias a Dios, esta vez la historia se acomodó".

Un hombre marcado por la vida

Rolando Navas tiene otro antecedente. Participó de un parto casero en 2006, en una villa de Pocito. Recuerda ese episodio, el primero en su carrera, como una especie de "enfermero de alma". Hoy a 10 años de ese momento volvió a dar luz.

Comentarios