País
Miércoles 18 de Febrero de 2015

El oficialismo avanzó con la creación de la AFI y el proyecto se votará el próximo miércoles

Sin respaldo opositor, pero con la participación en el debate de un grupo de legisladores antikirchneristas, el bloque que lidera Juliana Di Tullio avanzó con la iniciativa, que disolverá la Secretaría de Inteligencia (SI).

El Frente para la Victoria firmó el dictamen de mayoría del proyecto que crea la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y dejó el texto listo para ser llevado al recinto el próximo 25 de febrero.

Sin respaldo de la oposición, pero en esta oportunidad con la participación en el debate de un grupo de legisladores antikirchneristas, el bloque que lidera Juliana Di Tullio avanzó con la iniciativa, que disolverá la Secretaría de Inteligencia (SI).

Del plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Seguridad Interior y Justicia participaron el jefe de la SI, Oscar Parrilli; su segundo, Juan Martín Mena; y el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini.

Por la oposición, que no había estado el viernes pasado en el primer encuentro, estuvieron Elisa Carrió, Pablo Javkin, Fernando Sánchez (Coalición Cívica), Eduardo Santín (UCR), Claudio Lozano (Unidad Popular), Néstor Pitrola (Frente de Izquierda) y Celia Arena (Compromiso Federal).

La reunión, en el anexo C de la Cámara baja, comenzó con las palabras de Carrió, que pidió hablar antes de la exposición de Parrilli, para no "escucharlo".

"Ustedes son responsables del atentado al orden democrático que significa darle el poder de inteligencia a (César) Milani", remarcó la diputada.

En el dictamen de minoría en rechazo que presentó, Carrió afirmó: "Detrás de la máscara que hoy nos propone el oficialismo, lo que subyace es una transferencia del poder real a Milani, quien siendo Jefe del Estado Mayor General del Ejército, ostenta el manejo efectivo y concreto del espionaje interno estatal".

"Milani puede ser el Comandante que responda a Cristina o puede ser Chávez, ustedes son responsables del atentado al orden democrático que significa darle el poder de inteligencia a Milani", enfatizó la legisladora.

Al cruce salió Zannini, quien la vinculó con el espía Antonio "Jaime" Stiuso y reclamó saber "quién le paga, cómo hace para ir todos los veranos a Punta del Este".

"A Carrió no la respeto, le respeto los votos que pueda tener, pero a ella no la respeto como persona. La prefería cuando hablaba con Dios, no cuando habla con Stiuso", subrayó.

En tanto, el funcionario apuntó a integrantes de la SI, a quienes acusó de "trabajar en contra del memorándum (con Irán), en contra de Cristina y en contra de la Nación".

"Alguien encaramado en un poder del Estado como es una Secretaría de Inteligencia se piensa por encima del Congreso, del Poder Ejecutivo, y se puso a trabajar en contra del memorándum, tratando de convencer al fiscal", señaló Zannini.

Sostuvo que "es importante que la democracia retome el comando" y aseguró que se viven "los pormenores de un agravio a las instituciones llevado a cabo por gente que estaba en la Secretaría". "Ojo con que la literatura fantástica o la política fantástica vaya ocupando el lugar de los hechos", agregó Zannini.

Por su parte, Parrilli indicó que la nueva ley apunta a tener "más control político sobre los organismos de inteligencia". El secretario advirtió que hubo "sectores que tuvieron vida propia, más allá de los intereses que tuviera el Estado por su seguridad nacional". "Es un avance cualitativo, trascendente en la democracia argentina; una de las leyes que va a marcar esta etapa de la Argentina, luego de 30 años de democracia", destacó el funcionario.

Por la oposición, Lozano también apuntó a Milani y dijo que no quiere que el jefe del Ejército "defina cuales son los agentes de inteligencia que continúan en actividad". A su turno, Pitrola evaluó que el "propósito (de la reforma) es un autoencubrimiento, una autoamnistía de las responsabilidades del Gobierno en esta grave crisis política que rodea a un crimen de Estado".

El diputado señaló que "Milani es el nuevo Stiuso" y dijo que ambos "vienen de la dictadura a pesar de que el Gobierno se jacta de la defensa de los derechos humanos". El proyecto, que ya fue aprobado en el Senado, llegará al recinto el próximo miércoles, cuando el oficialismo tiene número para sancionarlo y cumplir con el mandato del Poder Ejecutivo, que abrió el período de sesiones extraordinarios para impulsar la iniciativa luego de la muerte del fiscal Alberto Nisman.
 

Comentarios