Mundo
Domingo 06 de Diciembre de 2015

El New York Times pidió que "acaben con la epidemia de las armas en EEUU"

A través de un editorial, el diario neoyorquino arremetió contra los políticos por no hacer nada para endurecer los controles a los civiles.  

El diario estadounidense The New York Times criticó ayer de una forma muy poco habitual, con un editorial en portada, la laxa ley que regula la tenencia de armas en Estados Unidos, tras la masacre del miércoles en San Bernardino, en California, que dejó 16 muertos. Por primera vez desde 1920 el diario publicó ayer un editorial en portada para manifestar su indignación por el hecho de que el Congreso estadounidense no haya hecho hasta hora nada para evitar el sencillo acceso a las armas, incluso a los rifles de asalto. "Es un sacrilegio moral y una vergüenza nacional que los ciudadanos puedan comprar de forma legal armas que son empleadas para matar a personas con una velocidad y una eficacia brutales", señala el diario en el texto titulado "Acaben con la epidemia de armas en Estados Unidos". Los políticos electos rezan por las víctimas de la violencia de las armas "y después, fríamente y sin el temor a las consecuencias, rechazan las limitaciones más básicas para regular las armas utilizadas en masacres (...) mientras los electores permiten a esos políticos mantener sus puestos".

Esta matanza constituye el más mortal tiroteo en Estados Unidos desde la masacre en una escuela de Connecticut en 2012 y es investigada como un "acto de terrorismo", según el FBI. El NYT dijo que era "correcto y conveniente" que las autoridades comprueben si los asesinos estaban conectados con el terrorismo internacional. Sin embargo, afirmó que "la atención y la ira también deben dirigirse a los funcionarios electos, cuyo deber es mantenernos a salvo, pero obtienen un premio más alto con el dinero y el poder político de una industria dedicada a beneficiarse de la distribución sin restricciones de armas de fuego cada vez más poderosas".

El diario lamentó que a diferencia de otros países afectados por la violencia armada, Estados Unidos no esté tratando de remediar la situación. "Peor aún, los políticos los incitan a convertirse en asesinos al crear un mercado de armas para ellos y los votantes permiten que esos políticos se mantengan en sus puestos", indicó. En una declaración, el presidente y director del diario, Arthur Ochs Sulzberger Jr, dijo que el editorial fue publicado en la portada para "entregar una fuerte y visible declaración de frustración y angustia por la incapacidad de nuestro país para enfrentar el flagelo de las armas".

Críticas de Obama. También el presidente estadounidense, Barack Obama, exigió ayer en su mensaje semanal radial unas regulaciones de armas más duras, una medida para la que se topa con la resistencia sobre todo de las filas republicanas. El mandatario criticó la ley que regula la posesión de armas en Estados Unidos y pidió al Congreso que acabe con ese "insensato" resquicio legislativo. Los autores del ataque del miércoles utilizaron dos rifles de asalto de tipo militar y dos pistolas compradas de forma legal, señalaron los investigadores.

En su discurso semanal, Obama consideró el ataque "otro trágico recordatorio de que en Estados Unidos a la gente peligrosa le resulta demasiado fácil poner sus manos en un arma". Por ejemplo, incluso gente a quien el gobierno ha prohibido volar por considerarla peligrosa "puede entrar en una tienda y comprar un arma. Es una locura", dijo al tiempo que reiteró su reclamo al Congreso de un cambio de ley. "Si eres demasiado peligroso como para subir a un avión, por definición eres demasiado peligroso para comprar un arma", dijo Obama, que también había pedido mayores controles tras otras masacres previas, pero que no logró sacar adelante en el Congreso ante la oposición de legisladores respaldados por el lobby pro-armas. "Quizá no podamos evitar todas las tragedias", dijo Obama, "pero como mínimo no deberíamos hacer tan fácil a los potenciales terroristas o criminales poner sus manos en un arma que puedan utilizar contra estadounidenses", señaló.

Reivindicación del EI. Obama fue informado de la investigación por el director del FBI, James Comey, la fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, el secretario de Seguridad Interior, Jeh Johnson y los servicios de inteligencia, indicó la Casa Blanca. Precisamente ayer, el Estado Islámico elogió como "soldados" de su califato a la pareja que masacró a tiros a 14 personas en California. "Dos soldados del califato llevaron a cabo un ataque en el Centro Regional Inland en San Bernardino, California", declaró el grupo, que llama "califato" las franjas de territorio que los yihadistas controla en Siria e Irak desde la ofensiva que lanzó en 2014.

Comentarios