País
Jueves 21 de Enero de 2016

El mundo íntimo de una madre y su hijo obligados a vivir en cautiverio

La guionista y el director de "La habitación" dijeron que la oscuridad de la historia fue compensada por el vínculo de amor y el instinto de supervivencia. Hoy llega a los cines de Rosario.

Después de triunfar en el último Festival de Toronto, "La habitación" se convirtió en un fenómeno. Además de conquistar a la crítica, la película sobre una madre y su hijo que viven en cautiverio consiguió cuatro nominaciones al Oscar: mejor filme, mejor director (el dublinés Lenny Abrahamson), mejor guión adaptado (la novelista Emma Donoghue) y mejor actriz protagónica (Brie Larson, que ya ganó un Globo de Oro y es la gran favorita a llevarse la estatuilla dorada). La película, que hoy se estrena en Rosario, cuenta la historia de una madre joven (Larson), forzada por un hombre a permanecer en situación de encierro dentro de un cuarto en compañía de su hijo de 5 años (Jacob Tremblay), que no conoce otro lugar. Cuando ambos logran escaparse tendrán serios problemas para adaptarse al mundo exterior.

La historia del filme comenzó en 2010, cuando la escritora Emma Donoghue publicó la novela "La habitación", que se convirtió en un éxito de ventas y de crítica. Donoghue tomó como punto de partida el calvario de la austríaca Elizabeth Fritzl, la mujer que fue liberada en 2008 tras 24 años de encierro en el sótano de su propia casa. Durante ese tiempo tuvo siete hijos como resultados de los abusos de su padre, responsable de ese cautiverio.

Sin embargo, la autora tenía poco interés en los aspectos más convencionales de esa historia: los espeluznantes crímenes cometidos contra Fritzl o nuestra fascinación cultural por los criminales psicóticos. Ella se sentía atraída por preguntas más importantes acerca de la naturaleza humana y el grado de resistencia que la maternidad y su instinto de supervivencia dispararon: ¿Cómo sería ser madre encerrada en un cuarto? ¿Cómo criar a un chico completamente aislado de la sociedad desde su nacimiento? ¿Qué pasaría si de pronto emergieras a la vida moderna después de vivir apartada durante toda o parte de tu existencia?

El apuntalamiento metafórico de "La habitación" era turbulento y vasto. En todo momento la historia parecía reflejar los misterios de la vida misma: la asombrosa y evocadora privacidad de la infancia, el instinto primario protector de la maternidad y la urgencia de crear significados en donde sea o como sea. Como comenta Donoghue: "Se tomó la situación madre-hijo más extrema para explorar las experiencias diarias de los padres y los hijos, para explorar el rango completo de emociones que entran en juego en esa relación esencial de nuestras vidas".

La oscuridad del libro fue compensada por el trasfondo de amor —ese amor inagotable, defectuoso y agobiante— que prevalece en todo. Según la autora, "una de las ideas detrás de esta historia es que los niños tienen una tendencia natural a crecer sanos. Mientras tengan amor y afecto, aún si están en la oscuridad o en circunstancias incomprensibles, ellos son muy adaptables y encuentran la manera de estar bien y de crecer", afirmó.

Uno de los fans del libro de Emma Donoghue era el director Lenny Abrahamson, que se hizo conocido en 2014 por la comedia "Frank", protagonizada por Michael Fassbender y Maggie Gyllenhaal. "Me había impresionado el libro de forma visceral, como realizador de cine, como padre e incluso habiendo sido un niño", dijo el director. "Yo tuve un sentimiento muy fuerte e inmediato por la película, tanto que me encontré teniendo conversaciones con Emma en mi cabeza mucho antes de conocerla", relató.

Sin trucos. Una cosa que Abrahamson sabía desde el principio era que no iba a ser mañoso o extravagante. Por el contrario, él quería eliminar todo aquello que se interpusiera entre el público y su experiencia con los dos mundos de la madre y su hijo, dentro y fuera de la habitación. "No recurrí a ningún truco. Traté de seguirlos con la máxima sensibilidad en los detalles de lo que estaban sintiendo, y también traté de capturar las ironías y tragedias más generales, las percepciones sociales, psicológicas y familiares de su historia", contó. "Apunté a que la historia se sintiera honesta mientras sutilmente enfatiza los aspectos más alegóricos del libro de Emma en relación a la paternidad, moviéndonos de la confusa seguridad de la cosmología de la niñez al peligro y la incertidumbre del mundo adulto. Estas cuestiones son poderosas porque se le permite al público sentirlas y descubrirlas sin grandes aspavientos", destacó el director.

Una vez que Abrahamson encontró en Brie Larson a la protagonista ideal (ver aparte), su gran preocupación se centró en el personaje del niño, Jack, que sólo tiene cinco años. "Muchos papeles para niños tan pequeños sólo requieren que sean ellos mismos, pero este es un papel que necesitaba de un actor, lo cual es casi imposible para alguien de esa edad", comentó. Después de tomar pruebas a más de 40 chicos, finalmente encontraron a Jacob Tremblay, un canadiense de 9 años que ya tenía experiencia en cine y TV. "El tiene una seguridad que lo hace diferente. Es nuestro pequeño héroe", aseguró el realizador.

Brie Larson, revelación y promesa de Hollywood

La protagonista de "La habitación", Brie Larson, está considerada una de las grandes promesas de Hollywood. Hace poco le arrebató el Globo de Oro a una estrella de peso como Cate Blanchett, y ahora se encamina como una de las favoritas a ganar el Oscar a mejor actriz protagónica el próximo 28 de febrero. Lo curioso es que "La habitación" significa el primer gran protagónico para Larson, que a los 26 años lleva casi una década transitando personajes más o menos secundarios en películas independientes como "The Spectacular Now", "Entre sus manos" y "Digging for Fire". En 2014 brilló haciendo el papel de una consejera adolescente en "Short Term 12", y recientemente mostró su amplio rango al lado Amy Schumer en la comedia "Trainwreck", de Judd Apatow. Pero nunca había hecho un protagónico tan intenso como en "La habitación".

Para este papel la actriz pasó por una escrupulosa preparación mental y física. Primero contrató a un entrenador y comenzó a hacer una dieta y pesas hasta que estuvo utlradelgada con varios kilos de nuevo músculo. "Me sentí más agresiva, como una luchadora, y al mismo tiempo me sentía hambrienta y exhausta. Me dio la sensación de cómo se debió sentir Ma (su personaje) en su cuerpo después de años de cautiverio con tan sólo la suficiente comida para sobrevivir", contó.

Larson también decidió, previo al rodaje, mantenerse voluntariamente sola durante un mes sin salir de su casa. "Creo que Ma pasó por temporadas de pánico y temporadas de aceptación, pero la mayor parte del tiempo probablemente estaba aburrida por la rutina y la monotonía. Así que, para simular eso, me quedé en casa durante un mes y sólo salía al gimnasio. Tuve muy poca conexión con el mundo exterior y me alejé del sol, porque Ma no había sentido el sol en su piel durante muchos años", reveló.

Comentarios