Mundo
Sábado 02 de Enero de 2016

El motivo por el cual algunos sufren más resaca que otros

Mientras la mayoría de la gente pasa la mañana posterior a la gran fiesta etílica sufriendo entre sábanas, algunos despiertan frescos.

Todos conocemos a una de esas personas capaces de beber cuanto quieren sin sufrir la principal consecuencia de ese acto: la resaca.
Mientras la mayoría de la gente pasa la mañana posterior a la gran fiesta etílica sufriendo entre sábanas, algunos despiertan frescos, como si se hubieran acostado temprano y sin tomar nada más que un vaso de leche.
Una de las cuestiones que siguen sin estar claras es la causa de la resaca. Hasta hace poco se creía que la principal culpable era la deshidratación— como diurético, el alcohol nos haría perder líquidos-.
Pero evidencias recientes sugieren que la deshidratación juega en esto un papel pequeño. Por el contrario, el problema parece residir en la química de las bebidas. El proceso de fermentación del alcohol genera también residuos tóxicos.
Mezclar bebidas es una pésima idea, ya que cuanto más variados son los cócteles, más diversas son las sustancias tóxicas que se ingieren.
Algunas horas después de haber ingerido alcohol, éste se transforma en acetaldehído y después en acetato. Esas sustancias producto del metabolismo del alcohol son las que causan las náuseas, los sudores y el pulso acelerado típicos de las resacas.
Aunque sufrir de resaca puede ser también una cuestión de personalidad. En ese sentido, un estudio descubrió que las personas neuróticas tienden a sufrir más resaca que aquellas que tienen un carácter relajado.
Los investigadores llegaron a la conclusión de que en los casos de los volúmenes de consumo similares, al menos el 80% de las personas "resistentes a las resacas" bebió de forma moderada y la concentración de alcohol en su sangre nunca pasó de 0,1 gramo por litro.
Fuente: BBC

Comentarios