Mundo
Sábado 18 de Julio de 2015

El increíble caso del mendigo que se graduó en Harvard

Historias de los sin techo en el Estados Unidos de la desigualdad: si un homeless fue rescatado de la calle cuando se puso a tocar el piano, otro cayó en la miseria más negra tras haber estudiado en Harvard con el presidente de la Corte Suprema, John Roberts.

Donald Boone Gould, de 51 años, fue salvado de la calle cuando se puso a tocar el piano en una plaza de Sarasota, en Florida, para ganar algunos dólares y el video de su presentación se hizo viral en Internet, cambiándole la vida Gould recuperó a un hijo, un programa de televisión decidió rehacerle el look y el guardarropas, recibió decenas de miles de dólares de donaciones y una beca para completar sus estudios musicales. Una historia de final feliz que abrió el verano estadounidense.
 
No es el caso de Alfred Postell, un egresado de la Harvard Law School, de 1979, y compañero de graduación de Roberts. Su infancia fue con limitaciones, pero su paso por la élite de Harvard le auguraba un futuro pleno.
 
El epílogo de su historia fue la prisión, cuando el juez Motley, quien por esas extrañas vueltas del destino también había sido su compañero de curso en Harvard, lo condenó por violación a la propiedad privada.
 
"Me acuerdo de vos, pero no tengo elección", dijo Motley después de que Postell anunciara que quería defenderse solo, en una lamentable exposición pues hacía años que no practicaba leyes.
 
La triste saga fue contada por el Washington Post días atrás: hoy, Alfred vive en la calle en la esquina entre la 17 y la I, en el cuadrante noroeste de Washington.
 
No muy lejos de la Casa Blanca, y bajo los edificios de oficinas donde -si su vida se hubiera encaminado de otro modo- podría haber sido un top lawyer, un abogado de relevancia.
 
Joven negro de buenas expectativas, con tenacidad y determinación, Alfred había escalado a las mejores escuelas a pesar de sus humildes orígenes. Después de graduarse, en la misma clase de Roberts y del ex senador de Wisconsin, Russ Feingold, fue contratado de inmediato en un estudio de la capital.
 
Se hizo rico, pero luego algo pasó: fueron los primeros síntomas de la esquizofrenia. Como John Nash, de A Beatiful Mind, Alfred Postell perdió la razón y tardó poco en terminar en la calle.
 
En una ciudad con miles de sin techo, Alfred es el que tiene más títulos de estudio: diplomas, premios y certificados, fósiles remotos de una vida perdida tras haber conseguido tres titulaciones, están bajo llave en casa de su madre, Ruth.
 
Por ahora, son pocas las esperanzas, porque a pesar del interés de organizaciones humanitarias por sacarlo de la calle, sigue viviendo en la esquina de la 17 y la I.
 
Fuente: clarin 

Comentarios