Corrupción de Menores
Martes 11 de Octubre de 2016

El hermano del menor presuntamente abusado por el entrenador de rugby escribió una dura carta

El joven redactó una larga nota dirigida al juez Benedicto Correa en donde reclamó con la "liviandad" que se tomó el caso. "Ustedes, como magistrados ¿qué mensaje dan a la sociedad?" una de las frases que expresó en el escrito.

El miércoles 6 de octubre, el Quinto Juzgado de Instrucción, procesó al entrenador de rugby, acusado de abuso, por corrupción de menores simple y lo embargó por 100 mil pesos. Además, le prohibió acercarse al joven y le otorgó la excarcelación. Este orden judicial enojó a la familia del menor abusado y un hermano de la víctima escribió una dura carta.

A continuación el escrito:

A los Srs. Juez, Prosecretario y Fiscal del Quinto Juzgado de Instrucción.-

Comunidad de la Provincia de San Juan.-

Dr. Benedicto Correa, Dr. Federico Ozollo, Dr. Daniel Guillen.-

Quien suscribe, hermano del menor abusado, se dirige a Uds a fin de exponer mi descargo y en relación a un caso, de público conocimiento.

Soy el hermano mayor de quien fuera víctima de abuso sexual por parte de Gerardo Alferillo, no daré detalles del hecho, ya que al ser de público conocimiento, estarán ustedes al tanto. Sí siento la imperiosa necesidad de comunicar en nombre y el de mi familia el enorme disgusto y malestar que ha causado la decisión del Sr Juez Dr. Benedicto Correa y pedirles, al mismo tiempo, teniendo en cuenta la investidura de la que gozan, revisen el caso.

La liviandad con la que se ha tomado el hecho es alarmante, puesto que se trata de corrupción sexual hacia un menor que no está dotado de las facultades psico-emocionales para entender la gravedad de la propuesta por parte de este individuo.

Más allá de las figuras legales, de la declaraciones del acusado, por cierto escalofriantes, yo les pregunto desde su lugar de `padres y seres humanos si es justo arruinar así la vida de un adolescente y que las personas encargadas de hacer valer sus derechos dejen la situación en la completa impunidad. Ustedes, como magistrados ¿qué mensaje dan a la sociedad?

El "Sr Alferillo" representa un peligro latente `para la sociedad. El delito de la pedofilia, si es probado, debe ser castigado con el peso de la ley ¿Por qué se pone en duda la palabra de la víctima y se tira sobre él, un menor, el manto de la vergüenza y la culpa; mientras que se protege al delincuente?

Se le realizaron pericias psicológicas a esta persona, se sabe si es pedófilo? Un tipo como este, puede estar afuera compartiendo la calle con niños, puede esperar un juicio sin fecha en libertad?

Acaso el fiscal no tiene que velar por las víctimas, y si es así que pasa con las declaraciones de 3 testigos donde dicen que sufrieron algún tipo de acoso/abuso?

Mi familia y yo somos personas que aún creemos en la ley, pero cuando ésta nos da la espalda la impotencia crece. No podemos recuperar la salud psíquica y emocional de mi hermano en tanto y en cuanto, este caso no sea resuelto.

Desde el instante en que realizamos la denuncia, nos hemos sometido a un sinfín de pruebas: entrevistas con especialistas, cámara gesell, inspecciones vecinales. Fue vivir otra vez el abuso, con el agravante de la desconfianza. Mientras que el acusado sólo fue interrogado. Y por cierto ¿Leyeron ustedes las declaraciones? Habla de palabra consenso ¿Un menor puede tener noción de consenso? ¿Un menor puede tener la madurez física y emocional para comprender el acto al cual fue inducido por parte de este sujeto? Y si fuese así, ¿no es responsabilidad del adulto velar por la integridad del menor? Si Uds avalan una idea así, entonces, permítanme cuestionar su ética.

Existen otras pruebas que lo comprometen y que al parecer, la Justicia desestima: el celular "extraviado" (en el que se registran los mensajes de alto contenido sexual), negarse a ser entrevistado por los especialistas ¿No les parece sospechoso? ¿Acaso el que nada debe nada teme?

Les pido, desde mi lugar de ciudadano, de persona que revean la medida tomada por el Juez Dr. Benedicto Correa, no sólo en nombre de mi hermano, sino de los tantos niños que viven esta situación, en el contexto que sea. Sería una medida ejemplar, un paso para hacer valer los derechos civiles de los ciudadanos, un paso para sanar esta sociedad enferma en todas sus instituciones. Revisen el caso, el perfil del acusado, el de mi familia e inicien el proceso en el marco que brinda la Constitución. Que el caso de mi hermano no sea uno más, que no caiga en el olvido, porque para la gente, pasará pero para nosotros será una herida profunda difícil de sanar.

Y para finalizar les dejo unas frase de las tantas que se utiliza en el poder judicial, Gracias.

El psiquiatra paranaense Luis Pirro, quien ha trabajado en numerosos casos, afirma: “"Las personas con estas características de perversión no tienen una curación, porque al no sentir culpa ni remordimiento del hecho no rectifican su conducta, entonces no hay tratamiento psicológico que pueda dar vuelta una perversión." SERA JUSTICIA.- (¿? Ojala)

Atte. Me despido; Hermano mayor del menor abusado.

Comentarios