Economía
Lunes 07 de Diciembre de 2015

El Gobierno usó el 25% de las retenciones de coparticipación para cubrir el déficit fiscal

Esa situación, según IDESA, aumenta el "deterioro de la situación fiscal que heredará el próximo gobierno (que será presidido por Mauricio Macri) y justifica las preocupaciones sobre la sustentabilidad del sistema previsional.  

El Gobierno utilizó el 25 por ciento de los fondos que retuvo de la masa coparticipable desde 2006 para cubrir el déficit fiscal de la Nación que se inició cuando se perdieron los superávits gemelos en 2009.
Los pilares del modelo que impulsó Néstor Kirchner en su presidencia, el ahorro fiscal y comercial, se deterioraron a lo largo del 2008, perdieron calidad, y pasaron a mantenerse gracias a medidas forzosas, artificiales o extraordinarias.
En medio de una histórica crisis mundial, ya el 2009 tuvo condimentos económicos inéditos en lo que hasta entonces era un modelo exitoso de gestión económica porque el tipo de cambio se vio apreciado, hubo baja tasa de crecimiento e inversión insuficiente y escasa creación de empleo.
Las principales tendencias de la economía se revirtieron en 2008 por el impacto de la crisis financiera internacional y por el agotamiento de un esquema basado en una caja abultada, precios de commodities altos y reparto discrecional de los recursos.
En 2006, Kirchner comenzó a retener el 15 por ciento de la masa de coparticipación federal a las provincias para financiar el sistema previsional de la ANSeS, lo que ahora -dos semanas antes de dejar el poder- la presidenta Cristina Kirchner resolvió dejar sin efecto.
Según el Instituto para el Desarrollo Social Argentino (IDESA), muy crítico de la administración kirchnerista, el 25 por ciento de las detracciones fueron destinadas a cubrir el déficit fiscal que registró el Gobierno.
Además, el 53 por ciento del dinero se destinó al pago de jubilaciones y pensiones del régimen de reparto y el 22 por ciento restante fue a financiar jubilaciones sin aportes otorgadas a través de las moratorias.
A través de un decreto de necesidad y urgencia (DNU) Cristina generalizó a todas las provincias un fallo previo de la Corte Suprema de Justicia que suspendía la derivación del 15% sólo para Córdoba, San Luis y Santa Fe.
Esa situación, según IDESA, aumenta el "deterioro de la situación fiscal que heredará el próximo gobierno (que será presidido por Mauricio Macri) y justifica las preocupaciones sobre la sustentabilidad del sistema previsional.  
De acuerdo a datos de 2014, el 56% de los ingresos del sistema previsional se generaron a través de cargas sociales, un 26%  por medio de impuestos afectados y el 18% con la detracción de la masa coparticipable.
Fuente: Noticias Argentinas

Comentarios