País
Sábado 12 de Noviembre de 2016

El gobierno mendocino quiere que todos los presos trabajen

Hasta ahora lo hacen de manera voluntaria y a partir de la mitad de su condena. La idea es que devuelvan el costo de mantenerlos bajo custodia del Estado durante su encierro. Buscan construir minicárceles.

El gobierno mendocino busca que todos los presos del sistema penitenciario de aquella provincia devuelvan con trabajo el costo de mantenerlos bajo custodia del Estado mientras cumplen la sentencia.
Si bien ahora algunos internos hacen esta tarea de forma voluntaria a partir de la mitad de su condena, la intención primaria es que desde el momento en que ingresen a la cárcel con prisión preventiva, tengan una tarea remunerada, de la cual se les descontará el monto correspondiente a su estadía.
En la actualidad, el interno que trabaja lo hace por convenios celebrados con algunas empresas y con cargo al Estado para su realización.
La medida está todavía en estudio y es necesario analizar el cuerpo de leyes vigentes sobre el tema para poder llevarlo a cabo efectivamente, pero va de la mano de un concepto más general: el de obligar al preso a reparar el daño que ha cometido al delinquir. A la par, se está pensando en la implementación de una disculpa para con las víctimas, como una parte clave del proceso de resocialización del interno.
Así lo adelantó el gobernador de la provincia de Mendoza, Alfredo Cornejo, en el acto de incorporación de 149 policías a la fuerza, para quienes han comprado chalecos antibalas, borceguíes y armas, de modo de completar el objetivo de 2016 de tener 600 uniformados patrullando las calles.
El mandatario se explayó largamente sobre la necesidad de transmitirles a los policías que deben cumplir con su deber, cumpliendo las leyes, utilizando bien el arma reglamentaria y asegurándoles que se tienen que hacer respetar en la calle porque tienen "un gobernador que los cuidará si trabajan bien".
Pero, a la vez, recalcó varias veces: "Que los delincuentes sepan que delinquir tiene un costo", al referirse que tendrán la obligación de devolver a las arcas públicas lo invertido en su paso por la cárcel.
"Lo que buscamos, en general, es que la persona salga sociabilizada, que sepa que tiene costo delinquir, que perderá la libertad y, sobre todo, que sepa que el Estado le va a hacer perder los beneficios que tiene la libertad y para eso tenemos que ser mucho más eficientes desde el Poder Judicial", subrayó el mandatario.
Por otra parte, Cornejo informó que está en proceso el proyecto de construcción de un nuevo núcleo penitenciario en Campo Cacheuta.
En este sentido, detalló que tiene varias etapas: la primera, de máxima seguridad, con celdas para una sola persona; la segunda etapa, con otro tipo de necesidad de seguridad, con celdas para tres personas, hasta pasar por un pabellón general y casas comunitarias que estarán en el mismo predio penitenciario, incluyendo una escuela y un complejo deportivo.
Asimismo, explicó que existen conversaciones con los intendentes del Gran Mendoza para hacer pequeñas unidades carcelarias, aunque reconoció que es un proyecto que tendrá seguros cuestionamientos sociales, ya que los vecinos en general se oponen a instalaciones de escuelas en los barrios, por lo que esto implica, mucho más si se trata de una cárcel.

Comentarios