Ovación
Domingo 23 de Agosto de 2015

El Gigante de Arroyito recibe al duro Belgrano

Central tiene la misión de levantarse tras el traspié ante Quilmes y así no perder la huella hacia lo alto. Chacho Coudet pondrá ante el Pirata un equipo conservador.

Las obligaciones están por encima de los deseos. Sobre todo de los anhelos propios y de la masa que se moviliza al compás de sus sentimientos y frenesí. Central viene de pasarla mal en Quilmes. No obstante, hoy deberá mostrar ante Belgrano carácter y paciencia para dejar atrás lo que vivió en el sur bonaerense como también para comenzar a quitarse este karma que significa no poder cosechar porotos gordos en el Gigante. También para no perder la huella que marcan los líderes Boca y San Lorenzo.

La empresa no asoma sencilla. Al contrario. La realidad de Belgrano, que no es el prócer del torneo pero sí un rival muy incómodo con un presente para respetar, hace que merezca mucho cuidado en la previa, y se tomen los recaudos necesarios para no claudicar una vez que la pelota cobre vida.

Coudet tiene todo definido para afrontar esta 21ª fecha. El entrenador auriazul buceó más de la cuenta en la semana en el plantel, y finalmente encontró las piezas que considera clave para ensamblar el equipo en pos de continuar como uno de los candidatos a la corona nacional.

La realidad marca que Central está urgido de un triunfo para saciar su apetito de protagonista. También para sacarse la mufa que representa no poder ganar ante los ojos de su gente. Los números en Arroyito no son los mejores, pese a que desde que arrancó la temporada no perdió.

Pero para ser candidato de verdad hay que ofrecer propuestas concretas. También tener y mostrar convicciones. Hay que obtener resultados contundentes. Demostrar y demostrarse a sí mismo que puede pelear con los mejores representativos como son Boca, San Lorenzo y River, más allá de que el Canalla está quedando expuesto ante la vitrina de los futboleros que posee un plantel corto. En realidad no le sobra nada. Cuando le falta uno, como en este caso el Chelito Delgado, su estructura cruje. Y condiciona.

Inclusive demostró que extrañó a horrores a Nery Domínguez en la cita pasada. Hoy no tendrá a Damián Musto, quien llegó a las cinco amarillas. Habrá que ver si también lo hecha de menos. Está claro que así tampoco podrá correr en primera fila. Tiene intenciones de llegar a la última vuelta con chances de dar el batacazo, pero habrá que ver si le termina alcanzando la nafta. Hasta ahora viene bien. Está muy bien posicionado y clasificando a la liguilla pre-Libertadores.

Las ganas de jugadores y cuerpo técnico por seguir así están vigentes. Pero no todo depende de la voluntad o deseo. Hay cuestiones básicas que terminan definiendo y poniendo las cosas en su lugar.

Central está demostrando capacidad para estar en el barullo. Hace lío como pidió el Papa Francisco a los jóvenes al poco de asumir. Aunque también es cierto que no deberá dejar escapar muchos puntos de ahora en más porque podría darse la cabeza contra el muro de los lamentos y quedar sin reacción. Ni chance.

Que tiene voluntad y le inyecta ganas y actitud es tan cierto como que en el Gigante suma poco. Por eso, esta tarde ante el Pirata, que pondrá un equipo conservador, deberá plasmar el temple que deben tener los caudillos para pisar fuerte de una buena vez y dar luego pasos firmes en pos de mantenerse entre los mejores en la carrera por la consagración.

 

Comentarios