País
Jueves 09 de Abril de 2015

El embajador británico fue citado para que dé explicaciones sobre el espionaje sobre Malvinas

Eduardo Zuain convocó a John Freeman, para exigirle explicaciones "ante el silencio" frente a revelaciones de Edward Snowden sobre acciones de espionaje electrónico "masivo dirigidas contra la Argentina", y la "militarización y exploración ilegal de hidrocarburos" en las Islas.

El vicecanciller Eduardo Zuain convocó al embajador británico, John Freeman, para exigirle explicaciones "ante el silencio" frente a revelaciones de Edward Snowden sobre acciones de espionaje electrónico "masivo dirigidas contra la Argentina", y la "militarización y exploración ilegal de hidrocarburos" en las Islas Malvinas.

El portal estadounidense The Intercept, reveló, en base a las "filtraciones" de documentos del topo de la CIA, que los servicios de inteligencia ingleses espiaron a "líderes y jefes militares" argentinos con el objetivo de conocer los planes del país en relación a la disputada soberanía del archipiélago.

Mediante un comunicado, Cancillería precisó que las acciones denunciadas "violan el derecho a la privacidad y a la libertad de expresión", de acuerdo a las resoluciones 68/167 y 69/166 de la ONU. Esa normativa establece que "la vigilancia y la interceptación ilícitas o arbitrarias de las comunicaciones, así como la recopilación ilícita o arbitraria de datos personales" se tratan de "actos de intrusión grave" en los países, un comportamiento que puede ser "contrarios a los preceptos de una sociedad democrática".

Además, Zuain informó a Freeman que se presentará hoy una denuncia penal contra las empresas que llevan adelante actividades de exploración de hidrocarburos en la plataforma continental argentina.

Esas firmas, de origen anglosajón y que operan en torno a los mares del archipiélago, incurren en la "violación de la Ley N° 26.915 y las resoluciones de las Naciones Unidas" sobre la cuestión de las Islas Malvinas, que insta a las partes a "no introducir modificaciones unilaterales a la situación mientras se encuentre pendiente la solución de la controversia".

El vicecanciller expresó también el malestar del Gobierno por las declaraciones del secretario de Defensa británico,Michael Fallon, cuando el pasado 24 de marzo ante el Parlamento inglés anunciara el incremento del gasto militar en las Islas Malvinas y la introducción de nuevo equipamiento bélico, alegando una supuesta e inverosímil "amenaza" argentina.

La representación reiteró que la Argentina sostiene que "sólo el diálogo y la negociación deben primar para poner fin a esta situación colonial anacrónica que lleva más de 182 años, mediante la aplicación de la resolución 2065 (XX), y siguientes, de las Naciones Unidas".

Por último, Zuain rechazó los argumentos esgrimidos por el subsecretario Fraser de la Cancillería británica ante nuestra embajadora, Alicia Castro, respecto de las declaraciones oficiales referidas a la creciente militarización de las Malvinas y la exploración ilegal de hidrocarburos.

La denuncia

Según la investigación periodística, el material filtrado por Snowden demuestra que la Argentina fue objeto espionajesobre la Argentina consta de correos, memos, presentaciones y comunicados internos e incluye operaciones encubiertas en redes sociales, intervención de comunicaciones militares y de seguridad. Se desconoce qué políticos y personal castrense fue objeto de la acción, denominada también como "Operación Quito".

El plan habría sido llevada a cabo por uno de los organismos de Inteligencia más sofisticados y poderosos del Reino Unido, el Cuartel General de Comunicaciones (GCHQ, en inglés).
Los archivos de Snowden revelan que el principal objetivo de la Oficina de Asuntos Extranjeros era contar con información de "alta prioridad" y "prevenir que la Argentina recupere las Islas Malvinas" ya sea de manera diplomática o militarmente.

Infobae

Comentarios