Mundo
Miércoles 06 de Enero de 2016

El día en que Obama lloró por los niños muertos en la masacre de Newtown

El presidente de Estados Unidos remarcó "la urgencia" de actuar en materia de control de armas de fuego en el país, donde los tiroteos se han convertido en casi cotidianos.

El presidente Barack Obama presentó un conjunto de medidas ejecutivas para tratar de evitar que, como ocurre ahora, 30.000 personas mueran anualmente en incidentes con armas de fuego en Estados Unidos.
"Ahora debemos sentir la urgencia absoluta, ya que las personas están muriendo. Y las constantes excusas por la inacción no funcionan más. Ya no bastan", insistió el mandatario en una rueda de prensa en la Casa Blanca, citando al difunto activista de derechos humanos Martin Luther King.
Acompañado de familiares de víctimas de la violencia armada, Obama subrayó que el país ha vivido "demasiados tiroteos" masivos en los últimos años y que eso no ocurre en el resto de los países desarrollados.
En un momento de su discurso, el presidente recordó la masacre perpetrada por Adam Lanza, un joven de 20 años con síndrome de Asperger, en la escuela primaria Sandy Hook de Newtown en diciembre de 2012. Ese ataque provocó la muerte de 20 niños y 8 adultos. "Cada vez que pienso en esos niños, me pongo furioso", afirmó Obama, entre lágrimas.Obama se conmovió al recordar a los 20 niños muertos en el tiroteo de Newtown en 2012"Hay gente con problemas mentales comprando armas mortales", declaró Obama, quien remarcó que cada año más de 30.000 estadounidense pierden la vida por las armas. "Suicidios, violencia doméstica, pandillas, accidentes. Las familias entierran a sus propios hijos", explicó.
Y advirtió: "El jueves voy a hacer una asamblea sobre la violencia armada. Quiero que las personas de ambos lados puedan debatir. Yo no estoy buscando el voto, no necesito más ese punto. Debemos sentir la urgencia de esto porque las personas se están muriendo y las denuncias constantes de inacción no son suficientes. Queremos prevenir el próximo tiroteo masivo".
Las medidas presentadas este martes por Obama son limitadas, ya que sus asesores han considerado que acciones como establecer unilateralmente la universalidad de la revisión de antecedentes o prohibir los cargadores de munición de alta capacidad van más allá de su autoridad legal.
Pese a lo limitado de las medidas, los republicanos, tanto legisladores como los aspirantes a la candidatura presidencial del partido, han criticado duramente a Obama porque consideran que quiere limitar el derecho al porte de armas de los estadounidenses.
Una de las medidas clave del paquete ejecutivo de Obama es la que requiere que toda persona que haga negocio con la venta de armas se registre, obtenga una licencia federal y, por tanto, asuma la obligación de revisar los antecedentes criminales y de salud mental de sus compradores.
Hasta ahora, solo los vendedores de armas con licencia federal estaban obligados a revisar los antecedentes, mientras que los que lo hacían en mercados informales como ferias o internet esquivaban este mecanismo de control.

Comentarios