Ovación
Miércoles 16 de Diciembre de 2015

El día que Ginóbili conoció a Ginóbili

Manu se encontró con un pequeño fan que lleva su apellido, pero como primer nombre. De qué hablaron.

Un pequeño gesto de uno para cumplirle un sueño al otro. Así se puede resumir el encuentro entre Ginóbili y Ginóbili. Emanuel recibió en la cancha de los Spurs a Ginóbili José Rey San Miguel Ramírez, un pequeño fan de diez años, a quien sus padres bautizaron así en homenaje al mejor basquetbolista argentino de todos los tiempos.
El niño, que vive con su familia en las afueras de San Antonio, ciudad estadounidense donde juega y reside Manu, acudió al estadio AT&T Center este lunes y presenció el triunfo del local sobre Utah Jazz, por 118 a 81, en otra fecha de la temporada regular de la NBA.
Pero su momento de gloria fue antes del juego, cuando tuvo la oportunidad de que el número 20 del equipo se acercara para saludar y conversar unos minutos. "Éste es el mejor Ginóbili", dijo el niño, y anunció que al día siguiente se lo contaría a todos en la escuela. El pequeño Ginóbili nació el 5 de junio de 2005, un par de días antes de que los Spurs se midieran con Detroit en las Finales de la NBA, que ganó San Antonio. Sus padres, Renee y Jorge Ramírez, tuvieron tres hijos, cuyos nombres comienzan todos con la letra G.
"Estábamos pensando en llamar a nuestro hijo Gino", contó Renee. "Pero luego empezamos a bromear sobre Ginóbili y pensé, ¿por qué no?", agregó la mujer, según reproduce la web oficial Spurs.com.
Cuando era más chico, el niño –que también juega al básquet, como su ídolo– veía a Manu en televisión y solía decir: "Ése soy yo". Sobre lo que el argentino bromeó: “Vas a tener que lidiar con este nombre para siempre. Así que siempre vamos a estar vinculados".
Finalmente, la estrella de la NBA le preguntó a su homónimo cómo le iba en la escuela y la respuesta fue que estaba teniendo buenas calificaciones. “Tenés que ser un buen estudiante. Uno tiene que representar este nombre que tiene”, le dijo el basquetbolista, que además le firmó la camiseta que su fan llevaba puesta. Por supuesto, una de los Spurs con el número 20 y el nombre Ginóbili en la espalda. Un dato más para demostrar el idilio por Manu es que en 2005, año de su segundo título en la máxima liga mundial, en los registros civiles estadounidenses hubo siete niños que fueron bautizados como Ginóbili, según el sitio oficial de su equipo.

Fuente: Rosario3

Comentarios